Escupeletras

Gustavo Godínez


Ya se han servido mucho

Ya se han servido mucho




2,978 vistas

Agosto 23, 2018 10:00 hrs.
Política Estados › México Hidalgo
Gustavo Godínez › Emmanuel Ameth Noticias

Desde que el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que como parte de las medidas de austeridad reduciría a menos de la mitad su salario con respecto al del actual presidente, de 260 mil a 108 mil pesos al mes y que impondría este tope salarial para que ningún funcionario público pudiera ganar más que el titular del Ejecutivo, las reacciones por parte de los que se verían impactados por estos cambios, por analistas y periodistas, no se hicieron esperar. La resistencia, el rechazo y los reclamos de todo tipo fueron la constante.

’Tener remuneraciones y condiciones de retiro razonables y dignas, que les permitan tener la humana tranquilidad para reflexionar sus análisis y decisiones sin presiones ni internas ni externas que doblen la vara de la justicia… repito, las condiciones de seguridad, estabilidad, remuneraciones dignas y capacitación, no son en beneficio personal de los juzgadores, ni mucho menos privilegios inconfesables de éstos, sino condiciones necesarias para un servicio público indispensable, ineludible de un país democrático que busca tener paz en el respeto a los derechos humanos de todos y construir con ello una sociedad más justa’, dijo el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Luis María Aguilar Morales.

’Si me lo bajo, entonces ya voy a tener que robar, porque entonces para poder viajar a todo mi distrito a mí no me dan ni un peso de gasolina, ni un vale de caseta, ni una comida’, dijo diputada local del PRI en Jalisco, María del Refugio Ruiz Moreno.

’Yo no creo que tener gente mal pagada sea lo mejor porque hay gente que es técnica y hay gente que es política’, refirió la próxima senadora Xóchitl Gálvez, al considerar que la disminución de salarios de funcionarios provocaría corrupción.

El consejero del Instituto Nacional Electoral, Ciro Murayama, dijo que sus salarios no son un privilegio y corresponden con la labor que desempeñan.

Para el panista Diego Fernández de Ceballos consideró que la reducción de sueldos es ’un atropello’ y ’una barbaridad’. ’Lo único que va a lograr con ese capricho es la mala aplicación de las labores. Cualquier magistrado al salirse de ahí ganaría 10 veces más. Están ahí por vocación. Bajar sueldos no ayudará a reducir la corrupción’, dijo en entrevista con Azucena Uresti.

’Un salario jodido para gente importante en el país No es la solución. @lopezobrador_ #ÚbicatePendejoÚbicate (sic)’, escribió el ‘periodista’ Pedro Ferriz H. en su cuenta de la red social twitter.

’Nada más no logro entender que tipo de persona quiere trabajar en el gobierno de AMLO. Les van a cortar el sueldo a la mitad, les van a quitar el seguro médico, y capaz los mandan a vivir a provincia. Serán o muy ricos, que no les importa, o muy.... no entiendo’, escribió en twitter el embajador de México en China entre 2017 y 2013, Jorge Guajardo.

Hasta aquí algunas de las declaraciones de los indignados. Ahora repasemos cuánto ganan actualmente los altos funcionarios en México, de acuerdo con una revisión del Presupuesto de Egresos de la federación 2018:

¡Oh, qué gran tragedia sería tener un sueldo de menos de 100 mil pesos! ¡Qué miseria! ¡Qué jodido!

Pero la realidad de la gran mayoría de los mexicanos es otra. Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del primer trimestre de 2018, el 80.4% de los 45.6 millones mexicanos ocupados recibe un ingreso menor a los 7 mil 953 pesos al mes. El sector más grande en el mercado laboral con 59% del total es el que tiene un ingreso de 0 hasta los 5 mil 301 pesos al mes. Sólo 14.7% ganan entre 7 mil 953 y 13 mil 254 pesos al mes y únicamente un 5% gana más de 13 mil 254 pesos en un mes.

Los que se resisten a un recorte de salarios de la alta burocracia nacional olvidan que hay mexicanos que tienen un crédito de Infonavit a 25 años para pagar una casa de 70 metros cuadrados que un magistrado podría pagar en dos meses, que hay millones de mexicanos que trabajan dobles jornadas laborales con sueldos raquíticos y sin prestaciones de ningún tipo, olvidan que a casi a la mitad de los mexicanos no les alcanza siquiera para comprar la canasta básica.

Y ellos desde las alturas de sus privilegios alegan que con la disminución de sueldos se irán los mejores al sector privado, que es indigno, que provocará más corrupción, bla bla bla. Implícitamente reconocen que el 95% de los mexicanos vive en condiciones que creen indignas. Implícitamente nos dicen que creen que sólo se puede vivir dignamente con salarios exorbitantes. Implícitamente nos dicen que su trabajo vale más que el de todos los demás. Implícitamente nos dicen que sólo ellos tienen derecho a la dignidad.

Ya ni mencionar que muchos de esos altos funcionarios no con cuentan siquiera con el perfil, la capacidad y la vocación de servicio para justificar al menos sus posiciones. Ya ni mencionar que en México hay millones de profesionistas muy capacitados, pero sin ‘palancas’ ni influencias que estarían listos para ocupar esos cargos por menos de lo que ellos perciben.

Aunque el ahorro por los recortes salariales de los altos funcionarios es relativamente bajo en comparación con el tamaño del presupuesto nacional, la medida tiene también un carácter simbólico, no es sólo una disposición necesaria y razonable de austeridad, sino una señal, un acto de empatía, de justicia social. No puede haber funcionarios públicos viviendo en la opulencia mientras la mayoría pasa por condiciones económicas muy difíciles.
Los que insisten en mantener los privilegios no terminan de entender que la corrupción gubernamental no es un asunto de salarios altos, sino de vocación social, de los más fundamentales principios profesionales, de honestidad y de ética, no entienden que si un funcionario no tiene estas bases se corromperá sin importar lo alto de su sueldo. No terminan de entender que el gobierno es para servir, no para servirse. Muchos de ellos ya se han servido mucho, si no les gusta, que renuncien.
Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.