Un billón de pesos quieren grandes empresarios por rescate de COVID-19


México S.A.

29,161 vistas

Abril 10, 2020 04:02 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Carlos Fernández-Vega | LA JORNADA › Emmanuel Ameth Noticias

Era inevitable: tarde que temprano, la cúpula empresarial mostraría el cobre. Por eso, no sorprende su atrabiliaria reacción tras la negativa presidencial de acatar sus "recomendaciones" para atender la "crisis transitoria"; quieren la receta de siempre: deuda pública, 1 billón de pesos para ser exactos, que sea endosada a todos los mexicanos, a los de a pie, pero que sea a ellos a quienes beneficie directamente.

Quieren un plan de apoyos e incentivos para sortear la pandemia que contemple a los grandes comglomerados, porque ellos entienden que son los que "dan" empleo, nunca que sus ingresos y por tanto, las inversiones y empleos que crean, son gracias a la sociedad que les consume sus productos y servicios, aquí y en cualquier país (en los que por cierto, los impuestos suelen ser más costosos, hablando de los miembros de la OCDE, por ejemplo).

Por el contrario, solo recuerda la fábula de la rana y el alacrán, porque los barones no están acostumbrados a una negativa, menos si ella proviene de un personaje político al que abominan.

De hecho, en los círculos de la alta empresa se elaboran planes y se hacen apuestas para encontrar la forma ideal de tirar a López Obrador, lo que de inmediato trae a la memoria las prácticas de los encapuchados de Chipinque (Luis Echeverría dixit), en Monterrey (mediados de los años 70), y los participantes en Atalaya: México en libertad (reunión de los barones en la Hacienda Galindo, Querétaro, en el gobierno de López Portillo), que al final de cuentas se trata del mismo equipo (antes y hoy).

Carlos Salazar, la cara visible del Consejo Coordinador Empresarial (otrora compa –hombro con hombro– del presidente López Obrador) anda desatado y ahora aconseja a sus neo encapuchados que se organicen y le metan billete para tumbar al tabasqueño, pero, eso sí, de forma democrática.

De acuerdo con la versión de los herederos de Chipinque y Atalaya (histéricos cónclaves complotistas para mostrar músculo; muchos de los apellidos participantes en aquellos encuentros se repiten ahora, con sus júniors respectivos), el quid del desencuentro entre el Presidente y la cúpula empresarial es que el plan de reactivación económica no incluye lo de siempre, lo mero importante: el salvamento de los barones, el erario a su disposición, condonación fiscal y, desde luego, pase de factura a los jodidos, con un billón de pesos en nueva deuda pública. Nada de eso considera, de allí la pataleta. Y es entendible, porque es la primera vez que les sucede, cuando menos en los últimos cuarenta años.

Los barones dicen que carecen de liquidez para enfrentar la crisis, que son pobres, aunque de buen corazón. Y muy católicos, por si faltara algo. Entonces, deberían ejercitar la memoria para recordar los 78 mil millones de dólares que mantienen depositados en el sistema financiero estadunidense (la información es del Banco de México) o las fortunas de cuento de hadas que resguardan -libres de impuestos- en los paraísos fiscales (todas ellas amasadas en este país de nacos) a las que podrían darle un pellizquito para financiar sus necesidades. Pero no: si de ese tipo de ejercicio se trata, entonces la memoria permanecerá bloqueada, como la relativa al cumplimiento fiscal.

Si de memoria se trata, el presidente López Obrador le pidió al presidente del Consejo Coordinador Empresarial que se la refresque a un grupo de sus agremiados: le vamos a pedir a Carlos Salazar que hable, que los convenza, con los dueños de las grandes empresas que deben dinero a la hacienda pública, porque si nos pagan tendríamos muchos más recursos para apoyar a las Pymes.

En el detalle, el mandatario explicó que hay 15 grandes contribuyentes que, incluyendo multas y recargos, deben, según las cuentas del SAT, 50 mil millones de pesos (en impuestos). Entonces, si hablo de que vamos a entregar créditos a un millón de pequeñas empresas familiares, si cobráramos los 50 mil millones podríamos entregar más.

Y de pilón: ahora que Carlos Salazar me va a ayudar a cobrar y vamos a tener más. Imagínense que cobremos eso, pues tendríamos para más. Entiendo que él está en su papel, lo dije, de defender a su gremio, pero ojalá y también entienda que yo estoy aquí para representar los intereses del pueblo de México, de todos, pero procurar darle preferencia a la gente humilde. O ¿qué? ¿No se supo que dije que, por el bien de todos, primero los pobres?

Las rebanadas del pastel

Como parte de la referida fábula allí está el presidente López Obrador presumiendo que Slim, Baillères y el tóxico Larrea están de acuerdo con su plan de rescate económico. No me pidieron, me ofrecieron ayuda. A kilómetros se les ve el aguijón. Carlos Fernández-Vega | LA JORNADA

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.