Slim la cobró como la Tratadora de Aguas más grande del mundo; no sirvió y la región es inhabitable


A dos años de haber iniciado operaciones la PTAR Atotonilco, la inversión que superó los 12 mil millones de pesos no representó beneficios para los habitantes: la demarcación ha sido declarada en emergencia e inhabitable

9,345 vistas

Julio 23, 2019 02:13 hrs.
Salud Nacional › México Hidalgo
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

’Vendida’ como la planta de tratamiento de aguas residuales más grande del mundo, EDAR Atotonilco, misma que fuera diseñada, construida y operada por el Consorcio Aguas Tratadas del Valle de México (ATVM), recién cumplió dos años cuando recibió su primer gran revés: la contaminación ambiental que converge en dicha zona, destacando las aguas residuales, la hace inhabitable; así la PTAR Atotonilco poco habría ayudado a cumplir su objetivo pero sí que ha representado un negocio millonario para sus inversionistas a costa de los hidalguenses.

El gran beneficiado, al que todavía le quedan dos décadas de operación y usufructo del EDAR Atotonilco es la Promotora del Desarrollo de América Latina (IDEAL) de Carlos Slim, misma a la que pagaron, junto a otros participantes, 560 millones de euros (más de 12 mil millones de pesos) para su construcción y a las que todavía se les otorgan millones para su operación.

El responsable de legar la obra al magnate millonario que se habría enriquecido aún más pese a que se encuentra en condiciones deplorables, fue Felipe Calderón Hinojosa.

Los habitantes de la zona sin embargo, son los que padecen los grandes negocios hechos a costa de su propia salud, pues incluso las autoridades hidalguenses, por donde pasaron exgobernadores como Miguel Ángel Osorio Chong, Francisco Olvera Ruíz y Omar Fayad Meneses, sólo en la última década, no sólo ignoraron la declaración de emergencia ambiental sino que otorgaron facilidades para que mayores empresas contaminantes fueran instaladas sin estudios que revelasen que la actividad a realizar no influiría negativamente en el ambiente de la región ni en la salud de los pobladores.

Fue cobrada, efectivamente, como la tratadora de aguas más grande del mundo, pero en sus resultados parecería ser un proyecto más de un país en vías de desarrollo, pues en pozos cercanos los estudios han revelado presencia de todo tipo de contaminantes perjudiciales para el ser humano.

Foto: El Universal

El problema ambiental

Víctor Toledo, titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat)destacó la problemática ambiental de la región de Tula entre los más de 500 conflictos ambientales en el país., por lo que se requiere la implementación de un Programa de Restauración Ecológica

“La presencia de varias industrias, fundamentalmente de la refinería, cuatro cementeras, tres caleras y la presa Endhó, receptora de las aguas residuales de la Ciudad de México y que se encuentra en situación deplorable, pues existen altos niveles de mercurio, plomo, bario, arsénico y fenoles en aguas y pozos cercanos que generan enfermedades en la población de los alrededores”.

Al respecto expuso que no es únicamente el problema del agua, sino también del aire, cuyos registros “muestran partículas de ozono y dióxido de azufre. El 98 por ciento de la producción de dióxido de azufre de Hidalgo se encuentra en la zona de Tula”.

Reiteró que la contaminación del suelo con las aguas de riego utilizadas para la producción agrícola es causante también de los problemas de salud entre los pobladores, lo que hace la región “inhabitable en el sentido de una vida digna”.

”La mayor” tratadora de aguas residuales del mundo

El Gobierno de México, a través de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), adjudicó en 2009 el contrato para el diseño, construcción y operación y mantenimiento durante 22 años de la EDAR de Atotonilco al consorcio Aguas Tratadas del Valle de México, integrado por las empresas Promotora del Desarrollo de América Latina (IDEAL), ACCIONA Agua, Atlatec, Desarrollo y Construcciones Urbanas (DYCUSA) y Green Gas.

El proyecto, ubicado en el Municipio de Atotonilco de Tula, en el estado de Hidalgo, al noreste de la ciudad de México, cuenta con una inversión de aproximadamente 560 millones de euros de la que se dijo permitiría sanear cerca del 60 por ciento de las aguas residuales que se generan en el valle de México.

La EDAR de Atotonilco es la mayor planta de tratamiento de aguas residuales del mundo -según sus constructores- con una capacidad nominal de tratamiento medio de 35m3/s y un máximo de 50m3/s, incluida la evacuación final de los residuos sólidos y lodos que se generen. Además, la planta está dotada de un sistema de cogeneración para aprovechar el biogás producido en la digestión, permitiendo el máximo ahorro energético.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.