Se desata lucha intestina por pluris en Morena Hidalgo; toman sede estatal - La sede de Morena en Hidalgo fue tomada por una veintena de simpatizantes que, entre otras cosas, piden la intervención de la Comisión Nacional de Elecciones. El partido está fracturado a 80 días de realizarse las elecciones - Álvaro Obregón - emmanuelameth.com.mx


Se desata lucha intestina por pluris en Morena Hidalgo; toman sede estatal


La sede de Morena en Hidalgo fue tomada por una veintena de simpatizantes que, entre otras cosas, piden la intervención de la Comisión Nacional de Elecciones. El partido está fracturado a 80 días de realizarse las elecciones

1,146 vistas

Marzo 17, 2021 02:04 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

Una veintena de militantes y simpatizantes de Morena tomó la sede estatal del partido. Exigen la destitución del Consejo Estatal, el nombramiento de un delegado por parte de Mario Delgado, la destitución del mismo Mario Delgado (¿?), así como la intervención de la Comisión Nacional de Elecciones, esto último, a días de que sean dados a conocer los plurinominales de las distintas circunscripciones.

En un principio, se había dicho que las 200 postulaciones plurinominales de las cinco circunscripciones obedecerían al método de insaculación; posteriormente, la Comisión Nacional de Elecciones corrigió y adelantó que por lo menos los primeros 4 lugares de cada circunscripción serían otorgados a ’perfiles que potencien adecuadamente la estrategia político electoral del partido’.



Dos personajes destacaron en la toma de la sede estatal.

El primero de ellos Armando Monter, autodenominado líder de autodefensas en Hidalgo, quien por estatutos estaría impedido a aspirar a un cargo de elección popular dado el antecedente de haber sido encarcelado tras haber sido captado en video causado destrozos a una patrulla estatal junto con 22 de sus acompañantes.

Monter afirmó, asegurando que era a título de la voz de la militancia, que la sede de Morena fue tomada porque existen imposiciones por parte del presidente nacional Mario Delgado así como de la secretaria Citlalli Hernández.

Nivel estatal, señaló también a los consejeros Andrés Caballero, Martín Sandoval, Enrique Cadena, Carlos Mendoza y Adolfo López, sugiriendo que su comportamiento se debe a una cuestión económica (billetes).

Dijo que no habían dado la cara a los morenistas tras el fracaso electoral de 2020; sin embargo, posteriormente señaló que se encontraban engañando a la militancia, visitándolos al interior de la entidad.

Reveló que solicitaban la renuncia de Mario Delgado, aunque también señaló que requerían de un delegado con funciones de presidente -que es designado por Delgado y Hernández-.

Otro de los que dio la cara por la toma de la sede fue el precandidato por la candidatura morenista al municipio de Mineral de la Reforma Javier Baños.

El abogado presentó un recurso con anterioridad, así como también lo hiciera Ernestina Ceballos, en el que señalaron el incumplimiento estatutario de convocatoria para la renovación de la dirigencia estatal. Los tribunales le dieron la razón al emitirse con una fecha de 6 días para la elección y no 7 como era su obligación, lo que derrumbó a la dirigencia impuesta en el municipio de Nopala.

Baños, en su momento, afirmó que encabezaba las encuestas de preferencias electorales para Mineral de la Reforma. Sin embargo, le fue imposible obtener la nominación por impugnación, toda vez que el género designado a competir en dicha región fue femenino.

Abundaron en que su petición es que las candidaturas sean palomeadas por la militancia, aunque en ese tenor, los estatutos de Morena precisan que si los aspirantes no se ponen de acuerdo -haciendo política-, sería una encuesta la que determine quién abanderará la causa, si bien ha habido dedazos como el caso de Pachuca, donde nunca se realizó una encuesta y se concedió al único perfil capaz de perder la elección.

También exigieron una explicación al comité estatal sobre los recursos para las elecciones municipales, de las que afirmaron, no llegaron (aunque las dispersiones fueron manejadas por el comité nacional).

Entre sus señalamientos, acusaron un sometimiento de Morena en Hidalgo al Grupo Universidad (GU) de Gerardo Sosa Castelán -hoy preso por triangular recursos hacia sus constructoras-. Aunque dicho grupo se encuentra prácticamente borrado desde hace meses -obtuvieron 10 de 84 candidaturas en el pasado proceso electoral-, dijeron que los senadores morenistas -uno de ellos como opción a ser el abanderado para la sucesión gubernamental- obedecían al GU.

El periodo de los consejeros estatales que han estado al frente de las decisiones más importantes de Morena en Hidalgo culminó en 2018, como señalaron quienes tomaron la sede de Morena en Hidalgo. Sin embargo, debido a la imposibilidad de realizar asambleas, existen dos sentencias de permanencia palomeadas por el INE -o requerirían la renovación inmediata-.

Sobre que se entregó al GU la mayoría del Congreso en Hidalgo también sería un señalamiento cierto, toda vez que les dieron 9 candidaturas de las 18, y otro personaje más se agregó después.

No hubo declaración, sin embargo, sobre la injerencia de Simón Vargas en Morena Hidalgo, pese a que dentro del morenismo se ha señalado que ha provocado diversas fracturas e impulsado candidaturas. Incluso hay morenistas que confiesan que está infiltrado en la mitad del partido.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.