Colloqui

Samuel F. Velarde


Pacificación del país: entre pobreza, impunidad y odio

Pacificación del país: entre pobreza, impunidad y odio




685 vistas

Agosto 16, 2018 10:37 hrs.
Ciudad Internacional › México
Samuel F. Velarde › Emmanuel Ameth Noticias

Cuando se habla de pacificación por lo general se piensa en lograr solucionar un conflicto en una zona de guerra, donde las atrocidades provocadas han rebasado la racionalidad humana – si es que existe racionalidad en un conflicto bélico- y la pacificación viene a ser una solución bienvenida en todos los sentidos. Incluso desde el punto de vista de la institucionalidad internacional, la ONU y sus cascos azules cumplen esa función. Podemos recordar Haití, Bosnia y algunos países africanos.

En este momento coyuntural en México, donde se da el caso de que un partido nacionalista con tintes de izquierda asumirá el poder, que desea cambiar la política en relación con la violencia que se viene generando desde hace casi veinte años, se ha llamado a una estrategia de pacificación participativa, donde la sociedad civil ponga de su parte con sugerencias y planteamientos para establecer políticas públicas que comiencen a diluir la raíz del problema de la violencia. Este plan es muy loable si se toma en consideración que las tácticas policiacas y militares usadas contra el crimen organizado durante doce años, no dieron resultados positivos, más allá del arresto de capos de la droga, no terminaron con el nudo gordiano del problema, creo fue al contrario.

La primera reunión de este proyecto de pacificación sucedió en ciudad Juárez, precisamente la ciudad donde AMLO inició su campaña presidencial, pero también una ciudad que ha sido golpeada por una cruda e irracional violencia en los últimos días. La reunión tuvo sus bemoles, es obvio que ante la impunidad existente el llamado de AMLO a perdonar tuvo reacciones no precisamente aceptadas. Aun así, AMLO mostró sensibilidad al problema, tal vez como nadie lo había hecho, siendo un signo de que la justicia puede llegar a las víctimas pero también para aquellos a los que se les aplicó la ley injustamente, muchos inocentes han sido juzgados de manera improvisada y sin pruebas fehacientes.

La pacificación hasta la fecha suena como algo fantasioso, pues días antes de la reunión en ciudad Juárez, fueron asesinadas once personas casi al unísono, viéndose como una perversa paradoja. Incluso en el sentir de la ciudadanía se observa la pacificación como un proceso utópico, ¿Cómo hacer entender al sicariato y a los intereses creados del crimen organizado la necesidad de una paz en la nación? Un colega me comentaba, tal vez lo que se desea es ir reduciendo la entrada de personas al círculo del crimen, bueno puede ser. Lo anterior rescatando a miles de jóvenes de la pobreza y la indefensión y con una educación de mayor cobertura en el país. No sé si reeducando a un sector lumpen de la población. Esta por verse.

Lamentable la muerte del niño Rafita en ciudad Juárez, ¿qué hacer en este sentido?

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.