Olvera, Osorio, Núñez y Murillo: todos fracasaron más allá del gobierno de Hidalgo


Políticos que en su momento fueron gobernadores de Hidalgo no abandonaron la política y aceptaron otras responsabilidades; en todas fracasaron

12,988 vistas

Julio 15, 2019 03:47 hrs.
Política Nacional › México Hidalgo
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

Para resumir la labor de los últimos exgobernadores de Hidalgo basta con conocer los indicadores más relevantes de la entidad: más de la mitad de los hidalguenses se encuentra padeciendo pobreza multimensional (con 3 o más carencias básicas); por otro lado su ingreso, salud y educación medido a través del Índice de Desarrollo Humano (IDH) elaborado por la ONU, es similar al de Venezuela. En ambos casos se ocupan los últimos diez lugares.

Pese a la evidente realidad, en su momento mandatarios electos como Jesús Murillo Karam, Manuel Ángel Núñez Soto, Miguel Osorio Chong y Francisco Olvera buscaron maquillar su fracaso no sólo a los ojos de los hidalguenses sino del país, asumiendo responsabilidades que a la postre terminarían evidenciándolos en un panorama donde la crítica no es tan fácilmente apaciguada como lo es en Hidalgo.

No son los únicos exgobernadores que han fracasado en responsabilidades nacionales -y muy probablemente no sean los últimos- así como tampoco los únicos políticos de la entidad que han destacado por su falta de pericia al frente de responsabilidades más grandes.

Francisco Olvera Ruíz

Probablemente el más reciente exgobernador al que menos responsabilidad le ha sido confiada luego de que precisamente su sucesor Omar Fayad Meneses revelara pasivos por más de 5 mil millones de pesos -independientemente de la deuda que legó a la entidad.

Sus “logros” al frente de la entidad se pueden resumir en tres proyectos: la Ciudad del Conocimiento, la Ciudad de las Mujeres y el Tuzobús; todos ellos con mala planeación, señalamientos por sobrecostos y con futuros inciertos (AQUÍ MÁS INFORMACIÓN).

Si bien no recibió una responsabilidad como tal, el paquete no fue menor en relevancia al aceptar la dirigencia del PRI en la CDMX ante un panorama que necesitaba de un verdadero político capaz para no sufrir la humillación que en elecciones le propinaron. No tuvieron que pasar muchos días para que hubiera manifestaciones de priistas pidiendo su destitución e incluso bloqueando las instalaciones del Revolucionario Institucional para que así sucediera.

Miguel Ángel Osorio Chong

Los bombos y platillos con los que amenizaba cada una de sus apariciones siempre contrastó con los pobres resultados que ofreció a la población en general. A la fecha existe un hospital iniciado bajo su mandato que aún no se ha terminado. Como el caso de Olvera, sus resultados como gobernador merecen mayor análisis y para ello DEJAMOS ESTE LINK .

Como secretario de Gobernación, que además absorbió Seguridad Pública, se le vio como el segundo al mando en la administración de Enrique Peña Nieto e incluso fue un presidenciable. Aquello que jugaba a su favor sin embargo terminó por perjudicarle cuando se le ha señalado como el segundo responsable del sexenio más desastroso de los últimos tiempos, teniendo una responsabilidad directa por dicho fracaso.

Tuvo que refugiarse en una curul plurinominal en la Cámara Alta para ostentar una mano en el juego político que le permita sortear todas las acusaciones e irregularidades que surgen cada día durante su gestión.

Manuel Ángel Núñez Soto

Un poco más lejana se ve la gestión de Manuel Ángel Núñez Soto aunque no por ello se puede borrar de la memoria su nulo trabajo por la entidad así como las misteriosas condiciones en las que falleció su entonces esposa. Como Olvera, rompió con los grupos de poder predominantes y ello habría sido suficiente para sumergirlo en el olvido aunque todavía se envalentonó en otros cargos para recuperar su “prestigio”.

El último de sus cargos sin embargo fue como director general en el fallido NAIM Texcoco, proyecto que se planteó para fracasar o bien, para ser un barril sin fondo en recursos para su construcción así como para su mantenimiento, por supuesto para beneficio de unos cuantos.

Antes del escándalo sin embargo, ya había vuelto a las sombras por decisiones cupulares.

Jesús Murillo Karam

Con Jesús Murillo Karam tal vez Hidalgo no vivió bonanza alguna en bienestar para sus habitantes aunque para el exmandatario, familia y alegados, la situación fue completamente distinta: lejos quedaron sus años de juventud en la que él mismo señalaba, incluso vendía productos en los camiones; la “fortuna” sonrió a sus allegados al convertirse en grandes empresarios.

Si bien había asumido varias responsabilidades, la última de ellas, la que lo jubiló políticamente -aunque le dieran una salida más decorosa con un paso efímero por Sedatu- fue la entonces PGR, misma en cuyo actuar todavía podría tenerle reservada una cita con la justicia por la fabricación de “la verdad histórica”, entre muchos otros asuntos que dejó pendientes y que han sido ventilados por todos los medios nacionales.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.