No le da vergüenza tanto cinismo: Penchyna habla de trabajo, honradez y cercanía a la gente


En una colaboración difundida por La Jornada hace un ejercicio de reflexión… olvidando que en mucho de lo que señala, él también es directamente responsable

3,172 vistas

Junio 26, 2019 10:32 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

Opinión #LaHoguera

Con motivo de realizar una evaluación autocrítica sobre el proceso que enfrenta el PRI para renovar su dirigencia nacional, el exdirector del Infonavit David Penchyna Grub pecó de cinismo al hablar de trabajo, honradez y cercanía a la gente; como funcionario demostró todo lo contrario a lo que hoy pregona.

Y es que sólo en los últimos años se ha evidenciado que la Reforma Energética que defendió fue una falacia para enriquecer unos cuántos a cambio de la riqueza nacional, sin beneficios para el ciudadano: nunca llegó la competitividad, ni las grandes inversiones ni hubo reducción en las tarifas.

En Infonavit se redujeron los indicadores y se perjudicó al trabajador al haber complicidades para brindar espacios inadecuados con su aval, a la vez que fueron difundidos sus excesos en sueldos, viajes en helicóptero, en edecanes, comidas, reuniones y un larguísimo etcétera que se ha publicado también en este medio.

Pese a que incurrió en gastos faraónicos, afirmó en su participación en La Jornada: ’El PRI tendría que estar imaginando cómo reconstituye puentes de comunicación con el ciudadano común, convirtiéndose en una oposición inteligente y responsable’.

Pese a los desvíos, corrupción y complicidades que sólo perjudicaron al trabajador en el caso de Infonavit, y que en la Reforma Energética ninguno de los supuestos beneficios por los que se ’sacrificaba’ la industria llegó, se atrevió a escribir que ’En el momento más delicado de la historia partidaria, en el que la fragilidad institucional y la escasa legitimidad son nuestro sello, elegimos no ser ejemplo sino motivo de escarnio’.

Y como si no fuera directamente responsable de la debacle de su partido, fomentando la falta de credibilidad y rechazo ciudadano por sus corruptelas, siendo parte de la administración que la llevó al abismo, se pregunta: ’¿Qué propone el PRI, qué significa el PRI, qué agenda defiende, qué posiciones adopta de cara a los problemas nacionales? Resultaría conveniente reflexionar, pública y abiertamente, qué queremos representar, a quién, por qué y para qué: ¿qué pasó en 2018? ¿qué banderas queremos defender?’.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.