Murillo, Zerón y Pérez, inventores de "la verdad histórica" enfrentarán consecuencias


Serán llamados por manipular evidencia y obstaculizar las investigaciones sobre lo que ocurrió

527 vistas

Septiembre 22, 2019 21:14 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Linaloe R. Flores / SIN EMBARGI › Emmanuel Ameth Noticias

Jesús Murillo Karam, Tomás Zerón y José Aarón Pérez Carro son quienes que tuvieron en sus manos la responsabilidad de las primeras investigaciones de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero; pero que lejos de cumplir con el esclarecimiento de los hechos, generaron ’la verdad histórica’, un relato que ahora, cuando la tragedia cumple cinco años, la verdad está por conocerse.

Son el ex Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam; el ex Director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón de Lucio y el ex titular de la Unidad Especial para el caso, José Aarón Pérez Carro. Los tres le costaron a los mexicanos 14 millones 856 mil 606 pesos por una labor que duró poco más de un año y cuya marca fue la fabricación de hechos, una versión desmentida con facilidad por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Esa es la cifra que el Gobierno de Enrique Peña Nieto les pagó mientras ocuparon sus puestos que eran clave para atraer las primeras indagatorias de la desaparición de los 43 normalistas rurales en una carretera de Iguala, Guerrero, la noche del 26 de septiembre de 2014. De ellos, Murillo Karam y Zerón de Lucio fueron parte original del equipo encargado de lograr justicia en el Gobierno de Enrique Peña Nieto, mientras que Pérez Carro fue nombrado ex professo para los trabajos.

OPACIDAD DE LOS EX FUNCIONARIOS

Esta triada de ex funcionarios gozó de seguros médicos que cubrían hasta 295 días de salario mínimo, primas vacacionales con más de diez días de sueldo, primas de antigüedad, pagas por defunción, ayudas para despensa de casi mil pesos, así como de seguros de separación individualizados mientras los deudos de los 43 organizaban con recursos propios su protesta, una de las más grandes en la Historia reciente.

Ninguno de los tres hombres del caso Iguala dejó ante los ciudadanos su declaración patrimonial abierta; es decir, hoy no puede consultarse qué hicieron con su dinero y cómo evolucionó su fortuna después de haber pasado por el Gobierno mexicano. Hacer o no la declaración pública es, conforme a la Ley General de Responsabilidades de los Servidores Públicos, una decisión ética de cada funcionario.

Pero en los datos abiertos de la ex Procuraduría General de la República ha quedado registrado un hecho: cada uno ganaba en promedio, 177 mil 380 pesos al mes; es decir, los tres integraron la alta burocracia, esa casta dorada que hasta el Gobierno de Enrique Peña Nieto integró una élite muy lejana de la clase trabajadora que vivía con menos de ocho mil pesos mensuales.

En un vuelco de roles, estos tres investigadores del caso Ayotzinapa serán llamados a cuentas por manipular evidencia y obstaculizar las investigaciones sobre lo que ocurrió la trágica noche del 26 de septiembre de 2014 en una carretera de Iguala, Guerrero. La Fiscalía General de la República presentará los recursos legales para responsabilizarlos por incumplir en las averiguaciones, en particular, al ex Procurador, Jesús Murillo Karam.

Después de que un juez en Tamaulipas ordenó la liberación de 24 ex policías municipales el pasado 15 de septiembre, Alejandro Encinas, Subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, anunció que en los próximos días podrían determinarse otras 20 liberaciones, entre ellas para Sidronio Casarrubias Salgado, líder de Guerreros Unidos; César Nava González, Jefe de la Policía de Cocula; Ramiro Ocampo Pineda “El Chango”, jefe de halcones e incluso, el ex Presidente municipal de Iguala, José Luis Abarca Velázquez. Hasta hoy, 77 personas de 142 detenidas por el caso, han sido liberadas.

ELLOS Y LA VERDAD HISTÓRICA

El 27 de enero, Jesús Murillo Karam, investido como Procurador General de la República, ofreció una conferencia en la que presentó las conclusiones de la investigación sobre la desaparición de los 43.

Sostuvo que habían sido asesinados por el grupo criminal Guerreros Unidos debido a que los confundió con otro grupo criminal, Los Rojos. Después, habrían sido incinerados en el basurero de Cocula, al lado de Iguala.

“Esta es la verdad histórica de los hechos, basada en las pruebas aportadas por la ciencia”, reafirmó.

MURILLO KARAM: EL ASIDERO DE PEÑA NIETO

Salario bruto mensual: 205 mil 122 pesos
Responsabilidad en el caso: era el encargado máximo de la PGR
Relación con Enrique Peña Nieto: fue el artífice de su imagen en la campaña de 2005 al Gobierno del Estado de México y en 2012, a la Presidencia de la República
Recuerdo: #Yamecansé

Jesús Murillo Karam nació en Real del Monte Hidalgo el 2 de marzo de 1947. Es Abogado por la Universidad Autónoma de Hidalgo. Inmigrante en México, su familia de ascendencia libanesa vivió apremios económicos en los cincuenta y sesenta del siglo pasado. María Karam, su madre, los sacó adelante a él y a sus siete hermanos. En 1970 se afilió al Partido Revolucionario Institucional y con los años, se convirtió en uno de los hombres más fuertes y emblemáticos de ese partido que estuvo 71 años sin interrupción en el poder presidencial.

TOMÁS ZERÓN: AMANTE DEL BAJO PERFIL

Salario bruto mensual en la AIC: 194 mil 708 pesos
Responsabilidad en el caso: señalado de “sembrar” evidencias en el río San Juan de Cocula
Relación con Enrique Peña Nieto: fue uno de los funcionarios más estables en el Gobierno
Recuerdo: adquirió el mote de Tomás Sembrón

Hay un dato que Tomás Zerón de Lucio se cuidó de no publicar en los documentos oficiales mientras estuvo en el Gobierno federal: su fecha y origen de nacimiento. También se cuidó de no abrir ninguna cuenta de Twitter ni de Facebook.

JOSÉ PÉREZ: PARTICIPÓ EN “LA VERDAD HISTÓRICA”

Salario bruto mensual: 132 mil 312 pesos con 96 centavos
Responsabilidad en el caso: supuesta obstaculización del GIEI
Relación con Enrique Peña Nieto: avalaría “la verdad histórica” mientras estuvo a cargo de la Unidad Especial
Recuerdo: su perfil fue bastante bajo ante los medios

Hoy es Secretario de Gobierno del Gobierno de Tlaxcala de Marco Antonio Mena Rodríguez y ha dicho que está dispuesto a comparecer por sus acciones frente al caso de Ayotzinapa; pero no a renunciar.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.