Mientras Eruviel anda campante, Edomex paga el Sistema de Salud colapsado que dejó


Bajo el cobijo de Alfredo Del Mazo, las obras inconclusas, nóminas fantasma, así como un presupuesto desviado para beneficiarse a sí mismo y a sus cuates, explican la condición que padecen hoy los enfermos de COVID-19 gracias a Eruviel Ávila

6,948 vistas

Mayo 06, 2020 01:44 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Daniela Barragán | SIN EMBARGO › Emmanuel Ameth Noticias

Detrás de Osorio Chong y de Manuel Velasco, Eruviel Ávila es el político nacional en activo más repudiado por el país: el 41.5% de los mexicanos tiene una pésima opinión de él y otro 20% le guarda una opinión mala, pero nadie como los mexiquenses para juzgar el penar que corren los enfermos por COVID-19 con un Sistema de Salud que dejó colapsado gracias a la corrupción.

Aunque la 4T se comprometió a juzgar a políticos como Eruviel, lo cierto es que la misión es harto complicada, pues el actual mandatario Alfredo Del Mazo se ha dedicado a tapar las inconsistencias y por si fuera poco el Poder Judicial de la Federación sigue en manos de la oposición sin que haya mucho margen de maniobra, pues se rigen bajo sus propios criterios al grado de que se sostienen sin que ningún mexicano los votara directamente.

El pasado viernes, el Hospital de Las Américas fue noticia por la irrupción de familiares de enfermos de COVID-19 a la zona en la que estaban los cuerpos de los fallecidos. Las personas entraron y declararon luego que ’la COVID no existe’. Más allá de la situación específica de Ecatepec, ese no ha sido el único lugar en el Estado de México donde se han registrado problemas.

En la Fase 2 de la pandemia, los focos se pusieron sobre el hospital de Tlalnepantla y hace una semana, hubo manifestaciones del personal médico de Texcoco y Toluca, que exigían la entrega de insumos para poder trabajar.

Son varias las protestas que se han registrado ante el Instituto de Salud del estado de México (ISEM) por la entrega de los insumos para atender el COVID. no les ha dotado de insumos para atender la contingencia por el coronavirus.

La ASF está detrás de los desvíos de Eruviel

La situación del sistema de salud mexiquense arrastra diversos problemas derivados de la administración de Eruviel Ávila Villegas, de acuerdo con la revisión de las observaciones hechas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Sólo en el último año de Gobierno de Eruviel Ávila Villegas al frente del Estado de México, mil 040 millones 727 mil 769 pesos del presupuesto federal destinado a la salud de la entidad, sirvieron para pagar el sueldo de personas no acreditadas, que ya estaban dadas de baja, que tenían licencia sin goce de sueldo, que nunca trabajaron o para quienes trabajan pero que decidieron superar su línea máxima salarial.

Otro tanto del dinero está pendiente de aclaración, se pagó extra en un contrato y, por otra parte, las autoridades no tienen pruebas de haberlo utilizado en salud.

Eso ocurrió en una entidad en la que según los datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en el Estado de México viven 8 millones 230.8 mil personas en pobreza y 2 millones 668.3 mil registraron tener carencia en acceso a los servicios de la salud.

Con corte al 4 de mayo, en el Estado de México hay 4 mil 202 casos positivos a COVID-19; mil 432 han recibido su alta sanitaria, mil 010 se encuentran en resguardo domiciliario, mil 011 son atendidos en hospitales mexiquenses y 449 en otras entidades. Han fallecido 208 en diversos municipios y 92 fuera del territorio estatal.

Se trata de la segunda entidad con mayor número de casos, solo por debajo de la Ciudad de México.

La ASF revisó en distintos años el dinero proveniente del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, al Seguro Popular y a Prospera, en su componente de Salud.

EL USO DEL DINERO EN 12 CASOS

De acuerdo con las observaciones de la ASF, parte del dinero en el Estado de México se fue en el pago a trabajadores fantasma, en contratación de personal que no cumplía con el perfil para trabajar en el área de la salud o en otros casos no se aplicó.

Estos son algunos ejemplos de lo que ocurrió en el sexenio del exgobernador y hoy Senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

1. En las visitas físicas a siete centros de trabajo ubicados en cuatro municipios del Estado de México, a un total de 5 mil 936 trabajadores con plazas financiadas con recursos del Seguro Popular 2017, no se localizó a 36 personas, ni fueron identificadas por el responsable del centro de trabajo.

2. El Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) transfirió 148 millones 498 mil pesos de recursos del Prospera 2017 a dos cuentas bancarias de este instituto, para realizar su dispersión por concepto de nóminas, de los cuales sólo justificó el pago por 144 millones de pesos, sin presentar evidencia del reintegro el dinero faltante (3 millones 586 mil pesos).

3. Al 31 de marzo de 2018, los recursos del Prospera 2017 generaron rendimientos financieros en las cuentas bancarias que se utilizaron para el manejo del programa por un importe total de 9 millones de pesos, los cuales tampoco fueron ejercidos en los objetivos del programa, ni reintegrados a la Tesorería de la Federación.

4. Se previó un posible daño a la Hacienda Pública Federal por un monto de 46 millones 744 mil pesos, por que el Gobierno no presentó evidencia de la distribución, actas de entrega recepción y resguardo de los centros de atención a las familias Prospera de los bienes relacionados con los contratos de adquisiciones, con el fin de verificar que fueron destinados a los fines específicos del programa.

5. En la revisión de la muestra del personal eventual, federal y estatal de empleados de los Servicios de Salud del Estado de México que fueron pagados con cargo a los recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA) de 2017, se observó que 55 de ellos no acreditaron el perfil de la plaza contratada. Sus percepciones en su conjunto ascendieron a 17 millones 349 mil pesos.


6. 452 empleados del sector salud tuvieron pagos posteriores a la fecha de su baja, por lo que se realizaron pagos indebidos durante el 2017 por un monto total de 6 millones 204 mil pesos.

7. El ISEM no proporcionó las solicitudes y autorizaciones de 136 licencias sin goce de sueldo relacionadas con el personal federal que pagó a cuenta de los recursos del FASSA 2017, de los cuales a 71 pagó percepciones por un importe total de 2 millones 931 mil pesos en el periodo de su licencia sin goce de sueldo.

8. Al 31 de diciembre de 2017, la entidad federativa realizó pagos en exceso con recursos del Seguro Popular 2017, debido a que no se ajustó al tabulador autorizado por Hacienda, por lo que se realizaron pagos en exceso al personal eventual por 7 millones 084 mil pesos, y al personal de nómina regularizada por 2 millones 875 mil pesos.

9. Se realizaron visitas físicas a siete centros de trabajo ubicados en cuatro municipios del Estado de México, a un total de 5 mil 936 trabajadores con plazas financiadas con recursos del Seguro Popular 2017, de los cuales 36 personas no fueron localizadas, ni fueron identificadas por el responsable del centro de trabajo, por lo cual se realizaron pagos indebidos por 6 millones 613 mil pesos.

10. Se detectó un probable daño a la Hacienda Pública Federal por 564 mil 700 pesos, por pagar con los recursos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal (FISMDF) de 2015 la obra denominada “Construcción de módulo Sanitario en Escuela Primaria José María Morelos” que al momento de la visita física no se encontraba en operación, por lo que no estaba brindando el beneficio programado.

11. En la revisión de la muestra del personal eventual, federal y estatal de empleados de los Servicios de Salud del Estado de México que fueron pagados con cargo a los recursos del FASSA 2017, se observó que 55 de ellos no acreditaron el perfil de la plaza contratada durante el Ejercicio Fiscal 2017, cuyas percepciones en su conjunto ascendieron a 17 millones 349 mil pesos.

12. Un daño o perjuicio por 2 millones 931 mil pesos, por realizar pagos a 71 personas que contaron con licencias sin goce de sueldo que el ISEM relacionó en la nómina del personal federal que pagó a cuenta de los recursos del FASSA 2017.

A nivel municipal se registra también un daño a la Hacienda Pública Federal por un monto de 899 mil 952 pesos, por haber realizado el pago de las obras denominadas “Terminación del Centro de Salud ubicado en la Localidad del Laurel 2da. Sección” y “Construcción de comedor escolar en Escuela Secundaria Técnica número 157, Sor Juana Inés de la Cruz, en la localidad de San José Buena Vista El Grande”, que al momento de la visita física no se encontraban en operación.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.