Lapidan mexicanos a Peña Nieto: el 96% no confía o confía poco en él


Los mexicanos consideran que López Obrador es más cercano, firme, capaz y sensible; en cambio, al presidente saliente lo ven menos preparado, más débil y más alejado de la gente, según la encuesta de Ejecentral e Indicadores S.C.

4,981 vistas

Julio 19, 2018 16:42 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Elías Aguilar García / EJE CENTRAL › Emmanuel Ameth Noticias

El triunfo contundente de Andrés Manuel López Obrador en la elección presidencial marcó varios aspectos importantes en términos de opinión pública. Las muy amplias expectativas que la ciudadanía ha depositado en el virtual presidente hacen evidente un auténtico amor ciudadano hacia al nuevo ejecutivo federal. Una encuesta telefónica nacional realizada por ejecentral e Indicadores S.C. entre 500 electores reveló qué tanto los mexicanos esperan del nuevo presidente.

En términos de confianza, 50.6% de los mexicanos manifestó mucha confianza en López Obrador, 33.9% sólo algo de confianza y 15.5%, poca o nada de confianza. El porcentaje de ciudadanos que expresaron tener mucha confianza se corresponde prácticamente con el porcentaje de electores que votaron por él.

Cuando se le pidió a los encuestados dar una calificación a Andrés Manuel López Obrador en lo general, así como a algunas de sus propuestas para los diferentes rubros con una escala del cero al diez, tendieron a otorgarle calificaciones con promedio mayor de siete. Sobresaliendo primero su propuesta de combate a la pobreza con una calificación de 7.6; después la de creación de empleos con la de crecimiento de la economía con 7.5; y para la de promoción de la honestidad y la transparencia, que junto con la de seguridad sacaron 7.4. El futuro presidente obtuvo una calificación de 7.2.

Un indicador de las altas expectativas que se le tienen a López Obrador se hizo evidente cuando se le preguntó a los electores cuáles eran los principales desaciertos que ha cometido López Obrador. Un 27.2% no supo o no contestó, lo que puede indicar la ausencia de narrativas negativas asociadas con el desempeño de López Obrador hasta ahora. Un 18.2% mencionó no estar de acuerdo con su propuesta de amnistía; y 12.3% mencionó su comportamiento incongruente, entre otras respuestas.

En cuanto a los aciertos, 21.5% mencionó su apoyo y lucha por el pueblo como el principal punto a favor del presidente electo; 15.5% dijo que su honestidad y 13.4% su lucha contra el sistema, además de otras respuestas.

En segundo lugar, el descrédito del gobierno saliente de Enrique Peña Nieto representa una situación diametralmente opuesta a la del presidente electo. Como se puede observar en términos de confianza, sólo 1.2% de los electores entrevistados declararon tener mucha confianza al presidente de la República en funciones; un 3.2% algo; y 24.0% poca. En cambio una mayoría, el 71.6%, respondió no tener nada de confianza.

Como evidencia del amplio desgaste de la imagen de Enrique Peña Nieto como presidente de la República, están las calificaciones reprobatorias dadas a su desempeño por parte de los ciudadanos entrevistados. Su función como ejecutivo federal recibió una calificación, de una escala del cero al diez, de 4.1 en promedio. En el rubro de la creación de empleos recibió 3.6; en los de crecimiento de la economía, lucha contra la pobreza y seguridad pública, 3.4; y en honestidad y transparencia, 3.1, calificaciones que son consideradas reprobatorias.

›En cuanto a los aciertos de Enrique Peña Nieto como gobernante, un 50.4% de los entrevistados señaló que no tuvo ningún acierto durante su gobierno. Pese al fuerte gasto publicitario que tuvo su gestión, más de la mitad de los electores no reconoció algún beneficio en su administración; un 19.4% mencionó las reformas y 12.5% indicó que la mejoría en la económía, entre otros aciertos.
En el caso de los desaciertos, los ciudadanos destacaron más temas como desatinos de la gestión de Peña Nieto. El 13.6% indicó como principal desacierto a las reformas estructurales; 12.2%, la crisis económica; y 11.1%, la desigualdad económica en el país, como principales fallas en su gestión.

Es previso apuntar que las preguntas tienen el sesgo de que López Obrador aún no entra en funciones y aún no es posible evaluar objetivamente su desempeño. El incumplimiento de expectativas no se materializa hasta que el presidente está en el gobierno con el tiempo, situación que aún no se presenta en el caso de López Obrador.

Unas expectativas tan amplias traen consigo la necesidad de dar resultados tangibles rápidamente. El cumplimiento o incumplimiento de estas expectativas respecto al nuevo presidente de la República marcarán el futuro de la figura presidencial como el gran soporte del sistema político mexicano, que pese al desgaste que ha tenido sigue siendo un sistema presidencial, en otras palabras, de acuerdo a cómo los electores perciban el desempeño de López Obrador como presidente, percibirán también el desempeño de la democracia mexicana en otros rubros que son impactados.

Metodología

Técnica de levantamiento: Encuesta telefónica.

Tamaño de muestra: 500 entrevistas.

Margen de error: +/- 4.5 por ciento.

Nivel de confianza: 95 por ciento.

Trabajo de campo: 14 y 16 de julio de 2018.

Supervisión: Coincidental y posterior.

Unidad de análisis: Personas con 18 años o más, residentes en alguna localidad de la República mexicana.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.