Colloqui

Samuel F. Velarde


La seguridad de AMLO

La seguridad de AMLO




Agosto 22, 2018 14:57 hrs.
Ciudad Nacional › México Ciudad de México
Samuel F. Velarde › Emmanuel Ameth Noticias

Con el triunfo de AMLO parece que ciertas cosas a las cuales uno estaba acostumbrado a ver y juzgar, cambiarán radicalmente, entre esas lo relacionado con su seguridad personal como Jefe de Estado. Al anunciar que el Estado Mayor Presidencial (EMP) pasará a las filas del ejército al cual pertenece, se rompe una costumbre de varios años.

El EMP ha tenido en su cargo la seguridad presidencial y la de los demás funcionarios de primer nivel, así como coordinarse con otros servicios de seguridad de presidentes extranjeros cuando visitan México o sale al exterior el presidente mexicano. Es una agrupación militar con gran presupuesto y sobre todo poder, en ocasiones da la impresión que son los que le marcan el paso al presidente, incluso más que lo que el propio Servicio Secreto norteamericano hace con su presidente, estos dependen del Departamento de Seguridad Nacional, por lo general civiles bien entrenados, la mayoría con grado universitario. El EMP se supone reciben órdenes directas del presidente ¿será?

La disolución del EMP según versiones de AMLO y funcionarios que han hablado del caso, es para ahorrar un presupuesto que sostiene a casi dos mil elementos y una serie de vehículos a su disposición. Creo todos los ciudadanos mexicanos hemos visto el gran dispositivo de seguridad que arman estos militares cada vez que el presidente en turno se desplaza a otras partes del país, y sobre todo como hacen gala de prepotencia y rigidez. Aún recuerdo –yo era un joven de secundaria- como en un informe presidencial de Díaz Ordaz allá en 1967, cuando se televisaba a nivel nacional por tele sistema mexicano y uno estaba obligado a verlo porque era parte de la tarea de civismo, el general Luis Gutiérrez Oropeza jefe del EMP de manera prepotente y ante las cámaras de televisión, empujaba arbitrariamente a los fotógrafos de la época, que trataban de sacar la foto de aquel evento donde la figura presidencial era casi venerada. O los empujones y codazos que los miembros del EMP lanzaban a diestra y siniestra sobre personas que intentaban acercarse al presidente, incluso diputados de su propio partido. Cosa que nunca vimos del SS estadounidense ni mucho menos de la guardia suiza papal. Pero como me lo comentó alguna ocasión un coronel de la Policía Militar, acá nunca nos han matado a un presidente, como para justificar sus acciones de repente muy nerviosas.

Sin embargo, ante la nueva imagen presidencial que AMLO desea reflejar –más cercana al pueblo- y poniendo en práctica el discurso de la austeridad en los gastos del círculo presidencial, el incorporar a las filas de sus respectivas armas a los miembros del EMP, suena lógico. Asimismo lleva la idea de desmitificar el poderío de una figura presidencial a la cual se le rendía culto o pleitesía, propio de los gobiernos autoritarios postrevolucionarios.

Como jefe de estado, AMLO necesita indudablemente un cuerpo de seguridad presidencial que le permita tener protección, pero también comunicación con los ciudadanos, que no se le aísle y lo ponga en entredicho con los mexicanos que lo eligieron para que las cosas cambiaran. Necesita un cuerpo de seguridad profesional, capacitado, pero también consciente que AMLO tiene otra manera de hacer política, donde los excesos y los privilegios, no van con su visión de Estado.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.