Mujer Independiente

Elsa Ángeles


La desesperación de Omar Fayad y la prisa por cubrirse la espalda

La desesperación de Omar Fayad y la prisa por cubrirse la espalda




5,567 vistas

Agosto 21, 2018 09:48 hrs.
Política Nacional › México Hidalgo
Elsa Ángeles › Emmanuel Ameth Noticias

Desesperación es lo que impulsó a Omar Fayad, gobernador de Hidalgo, a forzar la aprobación de cuanta reforma de leyes y nombramientos pudiera lograr con las y los diputados de su partido, el Revolucionario Institucional (PRI) y sus aliados de otras siglas; sin discusión, sin análisis… a contrarreloj.

El tsunami morenista del pasado 1º de julio dejará al gobernador desamparado para operar con la siguiente legislatura pues el PRI solo tendrá por mayoría simple una diputada contra 17 del partido guinda. Por ello su desesperación.

A escasas semanas del relevo, logró cambiar al titular de la Procuraduría. Sacó por la puerta de atrás a Ramiro Lara Salinas, quien estuvo al frente sólo 22 meses, suficientes para dejar una estela de impunidad, corrupción y abuso de autoridad.

Impuso a Raúl Arroyo, magistrado, académico y expresidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH), autor de decisiones muy cuestionables, como la liberación de un entrenador de fútbol del Club Pachuca, culpable de abuso sexual en agravio de un niño de seis años, bajo el argumento de que fue ’aleccionado en su declaración’.

Ahora le urge a Omar Fayad cambiar al ombudsman estatal. Para lograr un nombramiento ’a modo’ de su estilo autoritario, antidemocrático y de total desprecio por los derechos humanos, el Congreso publicó el pasado lunes 30 de julio la convocatoria para que la sociedad civil presente candidaturas.

Con escasos 15 días para recibir documentación de aspirantes, el 23 y/o 24 de agosto las y los elegidos tendrán una breve entrevista frente a legisladores. Con eso arman una terna, la someten a votación y ¡pum! Ombudsperson para el resto de la administración.

Hidalgo, al igual que el resto del país, tiene heridas muy graves que no paran de sangrar, llamadas injusticia e impunidad.

Con relevos a modo del gobernador, ¿hay manera de abatir los índices de injusticia, de impunidad, de tortura y violaciones a la dignidad de las personas?

Como sociedad no podemos permitir que la desesperación de Omar Fayad nos lleve a la parálisis. Hay mucho por hacer, esto es apenas el comienzo.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.