Colloqui

Héctor Murillo Cruz


La democracia en América yanquí

La democracia en América yanquí


1,761 vistas

Abril 22, 2019 16:52 hrs.
Cultura Nacional › México Ciudad de México
Héctor Murillo Cruz › Emmanuel Ameth Noticias

Ya describí a Taibo Junior, actual director de FCE, impuesto por designio de AMLO, como un advenedizo, en el sentido de carente de un nombre formado en la disciplina de una carrera administrativa que caracterizó a la totalidad de quienes han dirigido el Fondo de Cultura Económica.

También afirmé que el tipo de hombre adecuado, dotado de disciplinas humanas es indudablemente, -por ejemplo- Enrique González Pedrero, quien fue gobernador de Tabasco, y director del FCE, en 1989 y luego embajador en España 1989-1991, donde recibió en gira, a su sucesor a quien acompañé como gerente Internacional del Fondo.

Gonzáles Pedrero ya había sido antes autor del proyecto para la construcción del nuevo Fondo en el Ajusco, donde están también El Colegio de México y la Universidad Pedagógica Nacional.

EGP fue director de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales –UNAM-. Autor de por lo menos diez obras entre las que están dos volúmenes de País de un solo hombre: el México de Santa Anna.

Hoy nos ocupamos de La democracia en América, obra celebérrima escrita por el francés Alexis de Tocqueville, ciudadano de familia aristócrata que por eso mismo pudo apreciar el panorama de EU, dotado de una capacidad singular para analizar el extraordinario del surgimiento de una nueva nación, si bien a expensas de México y Canadá.

Según González Pedrero, Tocqueville ’da un cuadro de la vida contemporánea de Estado Unidos. Su criterio de trabajo es eminentemente objetivo y no afirma nada que no proceda de una fuente real, o de textos de absoluta confianza y auténticos.’

Tocqueville trascurrió su infancia en la era napoleónica, estuvo rodeado de un acendrado romanticismo, proveniente, entre otras fuentes, de la Revolución Francesa de 1879, pero tuvo la gloria de ser el iniciador de la sociología política, como ahora la conocemos y recibió la herencia intelectual de Macchiavello.

Todo este panorama se ha perdido con el advenimiento del presidente Trump, el peor desde la era Nixon, que ha venido a trastocar todos los adelantos, sobre todo en tolerancia racial, forzar la persecución a los mexicanos aspirantes a transmigrar, castigar más a los pueblos indios originales, hasta ha puesto en peligro a los avances del pueblo yanqui.

A manera de conclusión González Pedrero estima: ’Los países subdesarrollados de América Latina, no tiene que temer, pues, al crecimiento demográfico. Será este este factor, el que principalmente contribuya a alcanzar ese equilibrio que el mundo busca desde sus orígenes. Tampoco son de temer sus consecuencias a largo plazo. Ya que, en el momento que, los obstáculos que se oponen a las justas aspiraciones de los pueblos sean eliminados, las nuevas condiciones de vida engendrarán un incremento progresivo civilizador que equilibrará la natalidad y la morbilidad y estabilizará– como lo hacía notar hace un siglo el gran De Tocqueville- durante algún tiempo a dichos pueblos en la historia.’

RESUMEN DE LA EXPLOSIÓN DE 1992

Las huellas de las heridas causadas por las explosiones del 22 de abril de 1992 en el Sector Reforma de Guadalajara siguen emanando dolor e impotencia social. Han pasado ya 27 años desde aquella terrorífica mañana de miércoles del mes de Abril que dejó devastación en la plácida zona del barrio de Analco y colonias circunvecinas; un saldo oficial de 212 muertos, 69 desaparecidos, 1,470 lesionados, ocho kilómetros de calles afectadas, 1,142 viviendas destruidas, 450 negocios perjudicados, 100 escuelas y por lo menos 600 vehículos dañados.

Pero después de tantos años, la sociedad tapatía no olvida ese trágico pasaje histórico provocado por la negligencia, el descuido y tanta prepotencia de PEMEX, organismo oficial señalado como causante directo y único del lamentable e imborrable suceso. Eran tiempos sexenales de Carlos Salinas de Gortari, en Jalisco recién comenzaba a gobernar la entidad Guillermo Cosío Vidaurri, y en la alcaldía tapatía se desempeñaba Enrique Dau Flores; todos ellos pertenecientes al PRI. Salinas recorrió la zona en desgracia ese mismo día y por la noche visitó a heridos hospitalizados. Había que dar la cara ante la tragedia, mostrando aparente rostro humano del régimen en el poder.

El país entero reclamaba justicia y castigo buscando culpables; se hicieron peritajes oficiales dándose argumentos que a nadie convencieron y se optó por destituir y exhibir a ’chivos expiatorios’: cayeron las cabezas de Cosío y de Dau, luego la del responsable del Sistema de Agua y Alcantarillado, enviado junto con Dau a la cárcel. Pero todo resultó falso, pues la auténtica culpable fue la paraestatal petrolera. Mañana, en el 27 aniversario de las explosiones de Guadalajara, habrán de reunirse familiares, amigos y simpatizantes en torno al simbólico monumento levantado en el jardín de San Sebastián de Analco, para de nuevo exigir justicia, en un desierto jurídico que ’ni los oye, ni los ve’. (Ricardo Alcalá, Corresponsal en Jalisco).

’LA SONORA DE NOGALES’

’La Sonora de Nogales’, fue a renovar la radiodifusión en esa franja fronteriza del noroeste mexicano que hasta esas fechas estaba muy influenciada por las emisiones que se realizaban en las ciudades fronterizas del sur de Estados Unidos, incluyendo la colindante de Nogales, Arizona.

No sólo ese era el problema de la programación de la mayoría de las estaciones locales, en verdad había emisiones degradantes donde el lenguaje era pobre e inclusive soez. Tal parecía que competían para obtener la medalla de procacidad.

Cuando iniciamos nuestras emisiones, inclusive los futuros clientes, amigos periodistas y funcionarios, nos advertían que con la programación, para nosotros de renovación, fracasaríamos irremisiblemente.

Sí, nos estamos refiriendo a la programación hablada, pero también había que renovar la programación musical, en verdad era un lastre. Por principio jamás programamos canciones o corridos que hicieran apología de la violencia y demás temas degradantes de la sociedad.

GUERRA SUCIA

La disputa por los presupuestos publicitarios y gubernamentales, que con Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto fueron tan excesivos que Andrés Manuel López Obrador prometió bajarlos a la mitad, reactivó la guerra entre los grupos radiofónicos por la medición de las audiencias, presuntamente manipuladas para perjudicar a los competidores. (Álvaro Delgado, Proceso 2213)

http://www.colloqui.org/colloqui/2019/4/22/la-democracia-en-amrica-yanqui

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.