Japón admite daño que ocasionó y pide perdón a Corea del Sur por las esclavas sexuales de la Segunda Guerra Mundial


Miles de coreanas fueron obligadas por japoneses a prostituirse antes y durante la II Guerra Mundial.

Japón admite daño que ocasionó y pide perdón a Corea del Sur por las esclavas sexuales de la Segunda Guerra Mundial

722 vistas

Marzo 27, 2019 15:48 hrs.
Justicia Nacional › México Ciudad de México
Redacción › Emmanuel Ameth Noticias

La desgarradora historia de las ’mujeres de confort’ tiene su origen durante la Segunda Guerra Mundial cuando soldados japoneses raptaron y abusaron sexualmente de más de 200 mil surcoreanas. El caso salió a la luz en 1981 y Japón se atrevió a pedir disculpas recién en 2007.

Ahora en los últimos años los gobiernos de Japón y Corea del Sur llegaron a un acuerdo para poner fin aquella historia de la que Japón prefiere ni hablar.

En ese entonces, el primer ministro Abe expresó sus más sinceras disculpas y arremetimientos a todas las mujeres que fueron víctimas de aquel abuso inconmensurable y doloroso y sufrieron heridas físicas y psicológicas incurables.

Como parte del acuerdo se incluye un fondo de compensación de 1.000 millones de yenes (8,3 millones de dólares) para apoyar a las sobrevivientes, mientras que Corea se compromete a dar por terminado el tema siempre y cuando Japón cumpla con su promesa.

Como parte del acuerdo se incluye un fondo de compensación de 1.000 millones de yenes (8,3 millones de dólares) para apoyar a las sobrevivientes, mientras que Corea se compromete a dar por terminado el tema siempre y cuando Japón cumpla con su promesa.

Para las sobrevivientes el perdón no es suficiente y llegó demasiado tarde ya que muchas no vivieron para recibirlo, sólo quedan 46 de aquellas mujeres con vida y con una edad muy avanzada.

Los soldados japoneses asaltaron las villas surcoreanas (en dominio de Japón) durante la Segunda Guerra Mundial para raptar y violar a niñas de todas las localidades. Algunas de ellas no tenían ni 14 años.

Las jóvenes eran obligadas a participar de actos sexuales atroces y eran torturadas por los soldados si intentaban escapar. Muchas de las víctimas murieron en el burdel militar, mientras que las sobrevivientes quedaron con marcas para siempre.

Lee Ok-seon tiene 88 años y es una de las que sobrevivió aquel infierno, aún guarda cicatrices de las dagas con las que las apuñalaban los soldados en manos y piernas, y como consecuencia de las golpizas quedó estéril, perdió parte de su capacidad auditiva y algunos dientes.

Ok -seon expresó sobre lo que les tocó vivir:
“Somos muy viejas. Todos los años nos morimos, una por una. Y puede que la guerra haya terminado, pero para nosotras continúa, no ha terminado. Queremos que el emperador japonés venga aquí, se arrodille ante nosotras y pida perdón sinceramente. Pero creo que los japoneses están esperando que nos muramos”. Además se muestra descoforme con que las llamen “mujeres de confort” ya que “no fuimos por voluntad propia, fuimos secuestradas. Me obligaron a tener relaciones sexuales con muchos hombres cada día”.

Por su parte Kim Bok – dong, otra de las sobrevivientes de 89 años dijo en una entrevista a CNN:

“Cuando todo terminó, ni siquiera podía levantarme. El sufrimiento se prolongó durante tanto tiempo. No podía mover la parte inferior de mi cuerpo, incluso ahora, no puedo vivir sin medicina porque siempre tengo dolor”

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.