Giran orden de aprehensión contra la viuda negra de Pachuca


Pese a encontrarse prófuga, sus abogados pelean la herencia de 400 millones de pesos de quien fuera su presunta víctima

25,202 vistas

Marzo 06, 2020 01:33 hrs.
Seguridad Nacional › México Hidalgo
Carlos Jiménez › Emmanuel Ameth Noticias

La Fiscalía de Justicia considera a Berenice Alanís la principal sospechosa de ordenar el asesinato de su esposo Jacobo Quesada y sus dos hijos en un gimnasio de la alcaldía Gustavo A. Madero. La encarcelaron, pero por errores del Ministerio Público quedó en libertad… aún así, ahora busca quedarse con la herencia que dejó el empresario la cual asciende a unos 400 millones de pesos.

Familiares de Jacobo Quesada revelaron a C4NoticiasMx que, desde hace unas semanas, los abogados de la mujer iniciaron un juicio sucesorio testamentario, pues la mujer asegura que ella es la heredera universal.

De acuerdo a los familiares de los occisos, la orden de aprehensión ya fue dictada por un juez, pues también involucra la compra-venta de los vehículos de lujo que no eran de su propiedad, cometiendo un fraude.

“Ella está escondida, hace mucho que no da la cara, pero manda a decir que es la heredera universal, que Jacobo solo le iba a heredar a sus hijos, pero como tampoco están, ahora ella se va a quedar con todo”, contó uno de los integrantes de la familia Quesada.

Además, reveló que incluso los hermanos del empresario han tenido que viajar de los lugares en los que viven, para atender ese juicio y evitar el objetivo de la mujer.

Esta semana se cumplen 11 meses de aquel crimen. Fue en abril pasado cuando Jacobo Quesada, su hijo Jacobo y su hija Patricia fueron asesinados en un gimnasio de su propiedad, al norte de la Ciudad.

Ese mismo día, fue detenida Berenice Alanís.

La historia de esta mujer dentro de la familia Quesada, comenzó hace años cuando ella era empleada del empresario y con el tiempo se convirtió en su pareja.

Sin embargo, las indagatorias apuntan a que ella ordenó asesinarlos presuntamente en venganza porque Jacobo Quesada decidió sacarla de su testamento, al descubrir que le fue infiel.

El día del crimen, la Policía de Investigación la presentó en la Fiscalía de Gustavo A. Madero. Ahí se determinó enviarla al penal femenil de Santa Martha; sin embargo, salió de inmediato.

El motivo: un juez consideró que el ministerio público que encabeza Tonatiuh Vázquez, cometió una serie de errores por lo que tenía que dejarla en libertad.

A los pocos días, la mujer acudió a la casa del empresario en Pachuca. Llevó algunas plataformas y se llevó su colección de autos de lujo.

Desde aquel entonces se le ha visto pocas veces en aquel estado. Fue captada en un Corvette propiedad de Jacobo hijo. También la vieron en un salón de belleza y en algunos bares o centros nocturnos.

Las más recientes vistas fue en un Walmart en Querétaro y en un casino en Las Vegas.

Ahora lo que se sabe de ella es que un grupo de abogados se ha presentado para que la Fiscalía le deje ver el expediente; otro grupo busca pelear la herencia de quien fuera su esposo al que, según las autoridades, ella ordenó asesinar.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.