Dolia Estévez / SIN EMBARGO


Germán Larrea, el ecocida, está entre los más odiados de México

Germán Larrea, el ecocida, está entre los más odiados de México


477 vistas

Julio 16, 2019 04:05 hrs.
Ciudad Nacional › México Ciudad de México
Dolia Estévez / SIN EMBARGO › Emmanuel Ameth Noticias

AMLO ha tenido una relación de amor y odio con los amos de México. Durante la campaña, acusó a Germán Larrea de ’trafico de influencias’ y de ’presuntos actos de corrupción’. Sin embargo, cuando Larrea envió una carta a sus empleados (Forbes 29/05/2018), exhortándolos a emitir un voto ’razonado e inteligente’ para impedir el arribo del ’populismo’, López Obrador le mandó decir que no lo odiaba.

AMLO no odia a Larrea, pero millones de mexicanos sí. No sabemos a ciencia cierta cuántas muertes, enfermedades, pérdidas económicas y daños al medio ambiente ha causado su voraz avaricia. Cuántas vidas de hombres, mujeres, niños y ancianos ha destruido explotando salvajemente las riquezas naturales del país. No hay datos duros. Ni el gobierno ni las ONGs lo han cuantificado.

Germán Larrea es el segundo hombre más rico de México, sólo detrás de Carlos Slim Helú. Ocupa el lugar 98 en la lista mundial de multimillonarios de Forbes. La revista calcula su fortuna en 14 mil millones de dólares. Larrea se volvió multimillonario con la complicidad y complacencia de gobiernos del PRI y PAN.

Grupo México, del que es socio mayoritario, es dueño de la minera más grande de México y de las reservas de cobre más cuantiosas del mundo. También es dueño de ferrocarriles, constructoras y cadenas de cines. Tiene presencia en Perú, Estados Unidos, Argentina, Chile, Ecuador y España.

En cualquier otro país, donde las leyes se cumplen y nadie está por encima de ellas, por más rico que sea, Larrea ya hubiera sida acusado de ecocidio. Cuestión de ver tres de sus crímenes más emblemáticos.

• En 2000, Grupo México prestó oídos sordos a reportes sobre serias fallas de seguridad en la mina Pasta de Conchos, en Coahuila. Seis años después, se registró una mortal explosión por acumulación de gas que dejó atrapados a 65 mineros. Sólo dos cuerpos fueron recuperados. En febrero pasado, en el aniversario de la explosión, AMLO dijo que se reiniciará el rescate de los cuerpos y vaticinó que Larrea ’no va a oponerse, porque es una decisión con dimensión humanitaria’. Golpe de timón en sus sentimientos. En 2018 acusó a Larrea de tener, ’poco corazón, poco humanismo, no invirtió para desenterrar los cuerpos de los mineros’ (Proceso 29 mayo 2018).

En 2014, le tocó a Sonora. Buenavista del Cobre, en Cananea, subsidiaria de Grupo México, derramó 40,000 metros cúbicos de sulfato de cobre en los ríos Sonora y Bacanuchi. Sus diáfanas aguas azules se pintaron de rojizo metálico. El desastre ambiental afectó la salud de 24 mil personas e indirectamente la vida de 250 mil pobladores de siete municipios que vieron destruidas sus cosechas y fuentes de trabajo. La catástrofe es considerada la peor en la historia de la minería. Se teme que el daño a la fauna y la flora sea irreparable.

• Su último crimen se dio el miércoles pasado, también en Sonora. Metalúrgica de Cobre de México, propiedad de Grupo México, derramó 3 mil litros de ácido sulfúrico en el puerto de Guaymas, en el Mar de Cortés en el Golfo de California. En Twitter, aparecieron imágenes de peces muertos atribuido al derrame. En el área del accidente habitan pelícanos, lobos marinos, delfines y una amplia variedad de peces. Grupo México se justificó diciendo que el derrame ’no generó ningún daño a persona alguna’.

Larrea es un multimillonario enigmático. Cuando hay desastres, como el de Guaymas, no da la cara. Desprecia los reflectores. Pocas personas fuera de su familia y de la élite empresarial conocían su aspecto físico.

Eso cambió en 2014, cuando Presidencia publicó en su página web una foto de Larrea sonriente, saludando a Enrique Peña Nieto. Es un hombre alto, grueso, con cabello muy rubio, casi rojizo como el color del sulfato de cobre que derrama en los ríos. Los datos básicos sobre su biografía siguen siendo un misterio.

Larrea viaja seguido a Estados Unidos donde es dueño de ASARCO, empresa integral de minería, fundición y refinería. Explota tres grandes minas en Arizona. No hay registro de daños al medio ambiente.

También es dueño de inmuebles de lujo en Chicago y Florida que compró no sin antes regatear precios. Cree que como Salinas le malbarató la mina de Cananea, el resto del mundo está obligado a hacer lo mismo. Tiene fama de codo. Quiere vivir como rey pero sin pagar el costo.
En México, sus crímenes no tienen consecuencias. Actúa bajo el manto de la impunidad. El gobierno de Peña Nieto se negó a multarlo o tomar acciones legales tras el desastre en Sonora. No hay indicios de que habrá cambio.

A principios de mes, AMLO desestimó la posibilidad de un desencuentro con Grupo México, argumentando que no pretende ’anclarse’ al pasado sino ’inaugurar una etapa nueva’. ’Qué hacer con el saqueo… con las injusticias, sólo teníamos dos opciones: meternos a juzgar a los responsables o decir punto final’ (Proceso 04/07/2019). Su respuesta al derrame en Guaymas fue en el mismo tono. No condenó el acto. Se limitó a decir que la Semarnat iba a intervenir. Cero sentido de urgencia.

Germán Larrea hace en México lo que quiere porque puede. Tiene cheque en blanco. Es dueño del subsuelo y opera con derecho de suelo. Es intocable. Está por encima de las leyes y de los gobiernos. Sean del partido que sean.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.