En Pachuca no saben cuidar a sus peluditos; están entre los peores del país


Zapopan, CDMX, Hermosillo, Pachuca, Toluca, Tonalá, Querétaro y Cancún son las ciudades donde mayor número de conflictos existen a causa de las mascotas, mostrando tasas que van del 10.23 al 13.82 puntos por cada 100 habitantes de forma trimestral

5,535 vistas

Octubre 23, 2018 01:42 hrs.
Seguridad Municipios › México Hidalgo / Pachuca
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

Dejar a las mascotas sueltas porque ’no muerden’, sacarlas a pasear para que defequen en parques, autos, o bien en otra vivienda sin limpiar su suciedad; además de contar con felinos que sueltos por las noches van a pelarse o bien a comerse al ave de otra persona, son parte de la cotidianeidad de los habitantes de la capital hidalguense, al grado que es parte de las principales causas de conflictos vecinales, muchos de los cuales han terminado en tragedia para el animal o incluso para su mascota.

Y es que en el país, además de Pachuca, existen otras 7 ciudades donde al menos uno por cada 10 conflictos que existen entre sus habitantes se debe a que no son conscientes del cuidado de sus mascotas, reveló la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) III 2018 elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El porcentaje de personas que se vio involucrada en un conflicto derivado del cuidado que sus dueños dan a sus mascotas estuvo encabezado por Zapopan con 13.82% del total, seguida de la Ciudad de México con 12.60% (promediando las 4 zonas que evalúa Inegi), Hermosillo con 12.44%, Pachuca con 11.87%, Toluca con 11.39%, Tonalá 11.09%, Querétaro 11.06% y Cancún con 10.23%.

Además, aunque el porcentaje de personas que se vio en un conflicto no necesariamente fue tan alto como en las ciudades referidas, para los casos de Pachuca, Querétaro, Chilpancingo y General Escobedo, se trató de la segunda mayor causa de conflictos entre sus habitantes.

Como se sabe, las mascotas no son directamente responsables de su comportamiento, sino que obedecen al cuidado y adiestramiento que sus dueños hacen de ellas, terminando muchas de ellas sacrificadas o bien asesinadas por las negligencias de quienes deberían cuidarlas en los casos más extremos.

Si no puede cuidarse asearse, procurarse y cuidarse a sí mismo, no es buena sugerencia que extrapole su personalidad a una mascota que puede causar daños a un tercero que no tiene la culpa de su irresponsabilidad.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.