El azúcar es una droga y los dealers son las gaseosas, dejando daños terribles a la salud


Las bebidas ultraprocesadas, incluyendo refrescos y otras bebidas azucaradas, representan aproximadamente el 70% del consumo de azúcares en la dieta diaria de la población

El azúcar es una droga y los dealers son las gaseosas, dejando daños terribles a la salud
Política
Noviembre 02, 2023 13:59 hrs.
Política ›
Montserrat Antúnez | SIN EMBARGO › Emmanuel Ameth Noticias

435 vistas

El alto consumo de bebidas azucaradas, como refrescos, jugos, yogures y leches saborizadas, en el país está relacionado con diversas enfermedades y problemas de salud. Expertos en salud pública advierten que el consumo excesivo de estas bebidas puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, sobrepeso, obesidad y diabetes, y puede ser responsable de miles de muertes al año.

Según datos del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), las bebidas ultraprocesadas, incluyendo refrescos y otras bebidas azucaradas, representan aproximadamente el 70% del consumo de azúcares en la dieta diaria de la población. Esto indica la gran popularidad y disponibilidad de este tipo de bebidas en el país.

’Como consumidores a veces hacemos culpables a ciertos alimentos [del exceso de azúcares], por ejemplo, al azúcar que nosotros agregamos al café, al agua que preparamos, etcétera, pero lo que más contribuye a la cantidad de azúcares en nuestra dieta son las bebidas azucaradas. Si comparamos las cantidades de azúcar que nosotros añadimos a los alimentos, son mucho menores a las que agregan los fabricantes a productos industrializados’, destacó Carlos Alfredo Cruz, investigador del INSP, durante el programa En Defensa del Consumidor, transmitido por el canal de YouTube Estudio B.

Los refrescos son las bebidas azucaradas más consumidas por los mexicanos, con un promedio de 163 litros por persona al año, según datos de la Universidad de Yale. Además, de acuerdo con un estudio publicado en la revista científica Nature, México es el país que más consume bebidas azucaradas entre los 25 países más poblados del mundo, con un promedio de 8.9 porciones por semana, seguido de Etiopía con 7.1.

El reemplazo del agua por bebidas azucaradas en la vida cotidiana lleva a las personas a consumir gramos adicionales de azúcar que no necesitan, además de aumentar la ingesta de calorías. Esta situación tiene consecuencias negativas para la salud, ya que el consumo excesivo de azúcar se ha vinculado con enfermedades como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

’Los azúcares añadidos son los que representan un mayor riesgo para la salud cuando se consumen de forma excesiva, en primer lugar porque son ingredientes que solamente están aportando calorías adicionales a la dieta, que se almacenan en el cuerpo en forma de tejido adiposo, ello contribuye el sobrepeso y la obesidad. También representan un riesgo a la salud, por ejemplo, la ingesta directa de este tipo de de azúcares incrementa los niveles de azúcar en sangre y desencadena una serie de reacciones metabólicas en nuestro organismo, como una mayor demanda de insulina y esto a su vez, cuando se hace de manera sostenida a lo largo del tiempo, puede desencadenar en otros problemas como la diabetes. Otro problema derivado de la ingesta de este tipo de de productos son las caries, responsables de la pérdida de piezas dentales’.

La obesidad y otras enfermedades crónicas representan un importante problema de salud pública en México. Según estimaciones realizadas por El Poder del Consumidor utilizando datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), cada hora mueren al menos 27 personas mexicanas debido a complicaciones relacionadas con la obesidad y el sobrepeso.

En 2010, la Asociación Americana de Diabetes emitió una alerta, advirtiendo que consumir una o dos porciones al día de bebidas azucaradas aumenta hasta un 26% el riesgo de desarrollar diabetes.

Además de las bebidas azucaradas, los dulces y otros productos ultraprocesados, también se promueve el uso de sustitutos de azúcar como una alternativa más saludable. Sin embargo, en mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconocía que los edulcorantes no son efectivos para controlar el peso a largo plazo y, si se consumen de manera prolongada, pueden aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

En ese sentido, El Poder del Consumidor recomienda a la población evitar incluir en su dieta diaria alimentos ultraprocesados con un alto contenido de azúcares, lo cual se puede identificar gracias a los sellos de advertencia en los productos. Según la organización, la mejor manera de superar los antojos de alimentos dulces es reeducar el paladar. En lugar de optar por opciones dañinas para la salud, se sugiere realizar un cambio gradual hacia alimentos y bebidas más saludables. Montserrat Antúnez | SIN EMBARGO

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


El azúcar es una droga y los dealers son las gaseosas, dejando daños terribles a la salud

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.