Todo por su nombre

Jorge Martínez


El tuzobús, un dinosaurio en extinción al que le restan 6 meses de vida según los inversionistas

El tuzobús, un dinosaurio en extinción al que le restan 6 meses de vida según los inversionistas




11,067 vistas

Agosto 20, 2018 03:06 hrs.
Economía Estados › México Hidalgo
Jorge Martínez › Emmanuel Ameth Noticias

Concebido bajo los más estrictos estándares de la política priista, el Tuzobús muestra los efectos de esa característica displicencia oficial en donde sólo pierden los usuarios y la hacienda pública.

A tres años de su creación, este sistema falto de planeación y enchalecado en una administración opaca se encuentra a un suspiro de la bancarrota.

Creado para movilizar 150 mil usuarios diarios, presenta malas cuentas: 24 vehículos fuera de servicio, doce de ellos con fallas mayores; un adeudo pendiente de cobrar al gobierno estatal por 45 millones de pesos; una administración tan cara que hace poco rentable la empresa y sobre todo la incertidumbre que provoca la opacidad financiera.

Estas lamentables condiciones nos muestra que aquel denodado interés de viajar al extranjero de los funcionarios estatales junto con el entonces gobernador Francisco Olvera por asesorías y conocimiento, realmente tenían más interés de divertimento que de generar un modelo eficiente de transporte.

Joaquín Gutiérrez Moedano socio mayoritario y administrador de la empresa, está señalado como el tradicional presta nombre de políticos, quien sabe aguantar críticas y guardar secretos, pese a que en estos momentos es señalado como autor de la bancarrota de este sistema que absorbió 504 concesiones hace tres años.

Víctimas de muchas promesas incumplidas, los socios minoritarios esperan recibir aquellos 20 mil pesos mensuales ofrecidos por el ex gobernador Olvera, y no, los 5 mil 300 pesos que reciben actualmente de forma intermitente, cantidad insuficiente para sostener a una de las tres familias que mantenían sus gastos con cada concesión.

Ese afán de adquirir equipo motriz de la marca Mercedes Benz, que tiene un alto precio y caro servicio de mantenimiento es otra razón que ellos no entienden, puesto que existen otras marcas más ’talacheras’ y de menor costo de mantenimiento. Se podría pensar que el arreglo hecho por Olvera con la trasnacional podría haber tenido algún interés particular.

La ausencia en la calidad de los materiales utilizados en las áreas de rodamiento del Tuzobús, que para ello se utilizó cemento hidráulico, ya muestra los efectos que han repercutido en el estado físico y mecánico de las unidades.

Baches, hoyancos, desniveles, coladeras mal asentadas son algunos de problemas que enfrentan a diario los camiones, según los propios choferes, sobre quienes recae la mala fama de su forma de manejo que ha causado lo mismo atropellamientos que accidentes deliberados.

Entre los gastos excesivos que le hacen al inamovible Gutiérrez Moedano, están enfocados en el excesivo gasto de combustible, aceites y en un mantenimiento que no se refleja en las condiciones de los camiones que muestran un desgaste de diez años, según los propios socios.

Junto a ello, las contrataciones de familiares con altos sueldos, acompañados de excesivos gastos de representación han dejado la caja vacía, sin que se vea obligado a rendir cuentas reales.

A decir de los socios, en cuestión de seis meses todo esto podría declarar su bancarrota

A decir de los socios, en cuestión de seis meses todo esto podría declarar su bancarrota.

Y estos males del transporte masivo parecen sólo preocupar a los usuarios, quienes se ven obligados a viajar sobre resortes, en autos sucios y vidrios polarizados, aumentando el riesgo de accidentes y atracos.

Circunstancia que no cambiará en nada con la festejada nueva ley de transporte, la cual, entre otras bondades, brinda más años de utilidad a las traqueteadas combis y taxis.

Los grandes acuerdos alcanzados por los señoritos encargados de la administración pública del ramo con los dirigentes gremiales de los taxistas, de nada o poco sirven a los usuarios que tendrán que vivir bajo la zozobra de un transporte caro e inseguro en todos los sentidos.

De este modo, el Tuzobus nació y sobrevive con males de muchos años, aun cuando apenas cumple su tercer año en funcionamiento.

Nimiedades: Por fortuna ya hay perdonavidas que abren la puerta a la recontratación en la administración estatal, si no, imagínese.

VER REVISTA IMPRESA

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.