Dilemas Morales

Mariana Morales


El dilema del tendedero

El dilema del tendedero




1,053 vistas

Marzo 11, 2020 18:27 hrs.
Política Estados › México Hidalgo
Mariana Morales › Emmanuel Ameth Noticias

Desde la semana pasada, diversas instituciones públicas han implementado la práctica de la denuncia anónima a través de tendederos para difundir el acoso al que son expuestas, lo que ha sido aplaudido por las feministas quienes por no cuestionarse el origen de dichas acusaciones y darles veracidad sin parpadear, han terminado en un dilema.

Entre los nombres mencionados, aparecen en numerosas ocasiones el de familiares de Elsa Ángeles, quien es una de las cabezas del grupo feminista más influyente de la entidad.

No hay congruencia si por un lado se defienden desmesuradamente los señalamientos y por el otro, se encubren y/o no se hablan de casos de supuesto acoso dentro de la UAEH porque trastocan a una de las integrantes de Marea Verde.

La integrante de Marea Verde sólo es responsable de sus acciones, no de las de su familia, pero para juzgar hay que ser parejos.

Como mujeres, nos hemos malacostumbrado al acoso, a los piropos, insultos, a las señas obscenas, a vestirnos según la hora y el lugar donde vayamos a caminar, algo en lo que estamos de acuerdo, se debe cambiar.

Pero también como mujeres sabemos de las prácticas que tienen algunas y de ese escudo tras el cual se resguardan para poner las cosas a su favor.

Las cartulinas son eso, “chismes de tendedero” y la acusación se hace de manera anónima, se limitaron a un único método de denuncia quienes pese a ser universitarias, bien podrían hacer uso de las diferentes instancias en las instituciones educativas para que no quede impune. En contraparte, no hay presunción de inocencia sino un castigo y linchamiento social que bien podría ser justo para acosadores, pero donde no son pocos los casos donde inocentes pagan por pecadores e incluso se ocupa como arma política, especialmente en tiempos electorales.

Dar por ciertas y respaldar todas las denuncias que se reciban de manera anónima y sin pruebas conlleva el riesgo de darle voz a quienes por venganza, oscuros intereses, animadversión o hasta por un revanchismo en asuntos sentimentales entre mujeres, quieren dañar moralmente a alguien. Así no se hacen las cosas.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.