Detienen en Texas a defraudador y principal accionista de Ficrea


Olvera Amezcua era el principal accionista de Ficrea, entidad que en 2014 defraudó a 6 mil 800 ahorradores, con un monto de 6 mil 800 millones de pesos. Luego de la intervención de Ficrea, en 2014, se promovieron 100 juicios de amparo, pero todos se perdieron.

Detienen en Texas a defraudador y principal accionista de Ficrea

892 vistas

Mayo 29, 2019 17:01 hrs.
Empresas Nacional › México Ciudad de México
Sin Embargo › Emmanuel Ameth Noticias

Rafael Olvera Amezcua, principal accionista de la Sociedad Financiera Popular (Sofipo) Ficrea, fue detenido en Texas, Estados Unidos, y podría ser trasladado a México para que responda por el delito de fraude.

El anuncio de la detención fue dado a conocer por Javier Navarro Velas, síndico encargado del concurso mercantil

Olvera Amezcua era el principal accionista de Ficrea, entidad que en 2014 defraudó a 6 mil 800 ahorradores, con un monto de 6 mil 800 millones de pesos.

Pese a la detención, los responsables del concurso mercantil, Fernando González Sanitllana y Javier Paz, señalaron que se mantendrán atentos al procedimiento que la detención de Olvera Amezcua siga.

’Habremos de esperar más información sobre el tiempo y condiciones en que deberá darse el cumplimiento a la orden de extradición, así como también a la forma que habrá que continuar el proceso iniciado en su contra en la actualidad en Miami, Florida’, señalaron en un comunicado.

EL CASO

Ficrea suspendió sus operaciones el 7 de noviembre de 2014. Rafael Olvera Amezcua era el accionista principal con el 99.92 por ciento del capital de la empresa. La Sofipo tenía una cartera de crédito de 6 mil 284 millones de pesos, de los cuales, 5 mil 900 millones de pesos fueron transferidos a otras empresas.

La Sofipo dejó un total de 6 mil 800 ahorradores afectados. Eran en su mayoría gente de la tercera edad y muchos ya fallecieron.

Una de las primeras denuncias fue que la CNBV intervino hasta el 19 de diciembre de 2014, ya con toda esa cantidad dinero captada.

Rafael Olvera Amezcua, accionista principal de la financiera popular Ficrea, fue demandado ante una corte de Florida, Estados Unidos. El cargo que se le imputa es el robo de 65 millones de dólares a las personas que invirtieron sus ahorros en esa empresa.

De acuerdo con la demanda, Olvera Amezcua habría utilizado los recursos “para construir un imperio de lavado de dinero” en San Antonio, Texas, y en la península de la Florida.

La demanda identifica al empresario, quien actualmente vive en Miami, como responsable de una conspiración criminal para esconder decenas de millones de dólares que estafó en 2014 a 6 mil 800 ahorradores a través de su Sociedad Financiera Popular.

De acuerdo con autoridades mexicanas, la estafa habría implicado una suma total de 2 mil 700 millones de pesos, aproximadamente 160 millones de pesos, aunque la demanda estaría relacionada solo con 65 millones de dólares, una parte del monto total.

El acusado habría usado el dinero para adquirir unas 100 propiedades en Estados Unidos, incluyendo 26 sólo en San Antonio, entre casas e inmuebles de uso comercial. En Florida los bienes adquiridos con el dinero robado incluirían un condominio en las exclusivas Trump Towers, en la playa de Sunny Isles, cerca de Miami.

Luego de la intervención de Ficrea, se promovieron 100 juicios de amparo, pero todos se perdieron. Se le fincaron mal los delitos a Olvera porque no fue un lavado de dinero y de eso se le acusó.

Hoy no hay más del 5 por ciento de los afectados que continúan peleando el caso. El resto, o perdieron el juicio o las esperanzas, señaló Martín Regalado. No hay más de 300 quejosos.

De acuerdo con el abogado, se optó por una demanda de responsabilidad patrimonial del Estado y una contra Olvera Amezcua. Eso permitió que los afectados embargaran los bienes incautados a Amezcua para monetizarlos y recuperar su dinero. En Estados Unidos y México se le encontraron 20 automóviles de lujo.

Este sería el primer caso en México en donde por la quiebra de una entidad financiera se demande al Estado, “es difícil afirmar una culpa al Estado, pero estamos convencidos de que la CNBV no solo toleró sino que hasta incurrió en complicidad con esta entidad financiera al permitir los hechos. Nos enfrentamos a la propia Comisión porque esta autoridad impidió cualquier resolución que admitiera las demandas”, apuntó.

EL CASO

Ficrea suspendió sus operaciones el 7 de noviembre de 2014. Rafael Olvera Amezcua era el accionista principal con el 99.92 por ciento del capital de la empresa. La Sofipo tenía una cartera de crédito de 6 mil 284 millones de pesos, de los cuales, 5 mil 900 millones de pesos fueron transferidos a otras empresas.

La Sofipo dejó un total de 6 mil 800 ahorradores afectados. Eran en su mayoría gente de la tercera edad y muchos ya fallecieron.

Una de las primeras denuncias fue que la CNBV intervino hasta el 19 de diciembre de 2014, ya con toda esa cantidad dinero captada.

Rafael Olvera Amezcua, accionista principal de la financiera popular Ficrea, fue demandado ante una corte de Florida, Estados Unidos. El cargo que se le imputa es el robo de 65 millones de dólares a las personas que invirtieron sus ahorros en esa empresa.

De acuerdo con la demanda, Olvera Amezcua habría utilizado los recursos “para construir un imperio de lavado de dinero” en San Antonio, Texas, y en la península de la Florida.

La demanda identifica al empresario, quien actualmente vive en Miami, como responsable de una conspiración criminal para esconder decenas de millones de dólares que estafó en 2014 a 6 mil 800 ahorradores a través de su Sociedad Financiera Popular.

De acuerdo con autoridades mexicanas, la estafa habría implicado una suma total de 2 mil 700 millones de pesos, aproximadamente 160 millones de pesos, aunque la demanda estaría relacionada solo con 65 millones de dólares, una parte del monto total.

El acusado habría usado el dinero para adquirir unas 100 propiedades en Estados Unidos, incluyendo 26 sólo en San Antonio, entre casas e inmuebles de uso comercial. En Florida los bienes adquiridos con el dinero robado incluirían un condominio en las exclusivas Trump Towers, en la playa de Sunny Isles, cerca de Miami.

Luego de la intervención de Ficrea, se promovieron 100 juicios de amparo, pero todos se perdieron. Se le fincaron mal los delitos a Olvera porque no fue un lavado de dinero y de eso se le acusó.

Hoy no hay más del 5 por ciento de los afectados que continúan peleando el caso. El resto, o perdieron el juicio o las esperanzas, señaló Martín Regalado. No hay más de 300 quejosos.

De acuerdo con el abogado, se optó por una demanda de responsabilidad patrimonial del Estado y una contra Olvera Amezcua. Eso permitió que los afectados embargaran los bienes incautados a Amezcua para monetizarlos y recuperar su dinero. En Estados Unidos y México se le encontraron 20 automóviles de lujo.

Este sería el primer caso en México en donde por la quiebra de una entidad financiera se demande al Estado, “es difícil afirmar una culpa al Estado, pero estamos convencidos de que la CNBV no solo toleró sino que hasta incurrió en complicidad con esta entidad financiera al permitir los hechos. Nos enfrentamos a la propia Comisión porque esta autoridad impidió cualquier resolución que admitiera las demandas”, apuntó.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.