Derechos Humanos de Hidalgo: organismo esquirol e inservible para la sociedad - Tras los hechos acontecidos entre habitantes de San Salvador y elementos antimotines de la SSPH, la CDHEH no sólo ha hecho mutis sino que se ha negado a abrir una carpeta de oficio, anteponiendo los intereses del Sistema a los de las mismas personas - Pachuca - emmanuelameth.com.mx


Derechos Humanos de Hidalgo: organismo esquirol e inservible para la sociedad


Tras los hechos acontecidos entre habitantes de San Salvador y elementos antimotines de la SSPH, la CDHEH no sólo ha hecho mutis sino que se ha negado a abrir una carpeta de oficio, anteponiendo los intereses del Sistema a los de las mismas personas

3,204 vistas

Junio 03, 2021 03:25 hrs.
Derechos Humanos Estados › México Hidalgo
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

#Opinión #LaHoguera

Tanto policías como pobladores resultaron heridos luego del enfrentamiento suscitado el pasado martes en Palacio de Gobierno de la capital hidalguense. Pese a los excesos en ambas partes, el organismo garante de los Derechos Humanos y su titular, el notario Alejandro Habib Nicolás, no hicieron pronunciamiento alguno sobre los hechos, demostrando que es un organismo esquirol de gobierno y de poca utilidad para la sociedad.

Y es que la Comisión de Derechos Humanos de Hidalgo (CDHEH) se negó a abrir una carpeta de oficio, como dicta su competencia para investigar los abusos cometidos por parte de la autoridad (flagrantes en videos) y sólo tiene activa una queja que fue interpuesta vía comparecencia de los afectados.

Incluso Habib Nicolás, en su posición de -supuesto- ombudsperson, tampoco ha hecho pronunciamiento alguno, aparentemente porque la independencia del órgano siempre ha estado en entredicho y los intereses a los que obedece no son los de la sociedad.

Lo que todos vieron en videos menos la CDHEH

Si bien los videos que circulan en redes sociales dan cuenta sobre la agresión de los pobladores de San Salvador hacia elementos policíacos, también evidencian el exceso en el uso de la fuerza y la participación de las distintas cadenas de mando para consumar el acto que dejó a una persona, el manifestante, hospitalizado.

Saltan a la vista diversos hechos que el organismo debe investigar para emitir las recomendaciones correspondientes además de dar cuenta al máximo garante de los Derechos Humanos del país.

Primero porque los manifestantes reclamaban obras y servicios comprometidos por la autoridad y que a 3 años de haber sido signados, no vieron avance alguno, lo que los llevó a ser azuzados para realizar su reclamo.

Segundo porque en su libre manifestación -un Derecho Humano-, ninguno de los funcionarios quiso atenderles ni recibir una comitiva, lo que a la postre causó molestia e indignación que subieron de ánimos.

Luego de que policías fueran agredidos a empellones por los manifestantes, apreciándose incluso a uno que ataca a un elemento con un objeto contundente, en la reacción de la autoridad, los antimotines -antes granaderos- iniciaron una cadena de abusos.

Tercero Los elementos no estaban capacitados, como es responsabilidad de la autoridad, para prevenir un choque con los manifestantes. Ello se observa cuando precisamente el elemento policíaco agredido fue atacado con saña al quedar separado de sus compañeros, rompiéndose la cadena de seguridad y pudiendo ser un hecho que provocara una lamentación mayor (afortunadamente, tras el auxilio de uno de sus compañeros, pudo levantarse por su propio pie).

Cuarto el elemento policiaco que dispara el gas pimienta, olvidó que la finalidad del mismo era el de dispersar a la multitud. Con un arma de ese calibre -porque dispara proyectiles- apuntó e hirió de gravedad a un manifestante en la cabeza, quien tuvo que ser hospitalizado al caer inconsciente y estar tirado en un charco de su propia sangre.

El elemento se encontraba a unos 5 metros del manifestante agredido, lo que descarta un error en su conducta.

No conforme con ello y para reforzar que su intención era la de herir lo más posible con el elemento que tuviera a la mano, lanzó otros tres proyectiles hacia la persona que se encontraba en el suelo, mismos que rebotaron en un escudo que uno de los pobladores robó a los antimotines.

Las bombas de humo desviadas fueron nuevamente lanzadas hacia el cuerpo que permanecía inerte, lo que además pudo provocarle una asfixia mortal al permanecer inconsciente.

Quinto un elemento que en cadena de mando se identificaría como el superior de los antimotines, ordena atacar a los manifestantes -no dispersarlos- y estos reaccionan con violencia.

Sexto en los videos que circulan en redes, se ve un elemento que tras la caída de una persona, comienza a golpearla con su tolete mientras yacía en el suelo. Para provocarle un mayor daño, lo toma al revés para golpearle con el mango.

Séptimo otro elemento policíaco se acerca a la persona inmovilizada a base de toletazos para rematarla con patadas mientras se encontraba indefensa en el suelo. Posterior, se dirige hacia donde corría una mujer y la golpea por la nuca.

Octavo tal vez el peor de todos ellos fue un elemento que, a pocos metros del sujeto identificado como superior en la cadena de mando, observa al primer herido, mismo que en ese momento ya presentaba una fractura craneoencefálica, que estaba inconsciente, tendido en el suelo, ensangrentado, y se acerca a darle una pequeña patada en la cabeza; al ver que no tuvo reacción, simplemente se alejó del lugar para buscar auxiliar a sus compañeros -o agredir a otro manifestante-.

Fue en ese momento que el superior ordenó acordonar con una cadena humana al herido.

Noveno fueron minutos los que pasaron para que llegara la ambulancia y trasladara al herido, lo que significa que en sus protocolos no contemplaron que podría haber un choque y por ende, heridos.

Décimo minutos después, sin justificación alguna, los autobuses en los que llegaron los manifestantes fueron llevados al corralón, impidiendo que pudiesen regresar por la misma vía en la que llegaron incluso quienes no se vieron envueltos en el conflicto -no participaron todos-.

Todo lo anterior en la conmemoración de los 10 años de la reforma constitucional para garantizar plena protección de los derechos humanos en el país, donde constitucionalmente se estableció que las personas son el fin de todas las acciones del gobierno.

Ombudsperson carnal

Alejandro Habib Nicolás es excoordinador jurídico del gobierno estatal, quien entre otros cargos ha ocupado responsabilidades dentro de la Procuraduría de Justicia estatal, además de adjudicarse una patente de notario.

El funcionario fue impuesto a finales de agosto y era tal su cercanía con el aparato en el poder que desde que se supo de su nominación, los medios dieron por hecho que quedaría al frente del organismo. Incluso se escogió dos semanas antes del cambio de legislatura para aprovechar las mayorías que en ese momento se tenían en el Congreso del estado y así evitar que fuera la mayoría morenista la que tuviera que resolver el asunto.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.