Colloqui

Samuel Schmidt


Democracia Mexicana

Democracia Mexicana




191 vistas

Septiembre 12, 2018 10:26 hrs.
Ciudad Nacional › México Ciudad de México
Samuel Schmidt › Emmanuel Ameth Noticias

En sus muchos esfuerzos para disuadir y rechazar el enorme flujo de refugiados que entran a Estados Unidos en busca de protección humanitaria, el Departamento de Estado de Estados Unidos sostiene que México es un país democrático. Lo interesante del caso es que mientras en un reporte dicen que es democrático, en los demás censuran la carencia de derechos humanos en México y emiten alertas constantes para que sus ciudadanos no visiten México y sus funcionarios se abstengan de visitar ciertas zonas.

Cuándo atestiguo ante la corte de migración en casos de asilo político, para rebatir el concepto gubernamental, sostengo que en México hay un régimen autoritario. Considero que el autoritarismo es un régimen dónde hay prácticas electorales sistemáticas, pero los derechos se manipulan caprichosamente, esto incluye derechos fundamentales como los de expresión y movimiento. Así en el autoritarismo en primerísimo lugar se encuentra la violación de los dos principios fundamentales de la democracia: libertad y justicia.

En un segundo nivel está la distorsión de elementos fundamentales para un régimen democrático, como son el Estado de derecho, la rendición de cuentas, la igualdad de los ciudadanos y la capacidad de los ciudadanos para influir al gobierno.

Alguien sin embargo me dijo que había que explicar a la democracia autoritaria, lo que sin duda representa una noción innovadora, especialmente tratándose de las cortes de migración de Estados Unidos que tienden a ver todo como blanco y negro.

Para el estadounidense promedio, dónde se ubican los jueces de migración, la existencia de elecciones implica democracia, luego entonces hay que estipular en que se diferencian distintas democracias.

Mientras que en Estados Unidos la abstención electoral a nivel municipal está alrededor de 80%, en México esta está en el 40%. Ellos sin embargo piensan que son muy democráticos mientras en México sienten que es un fracaso. En Estados Unidos los distritos electorales se manipulan para favorecer a un partido, lo que equivale a una elección de Estado, en México existen personajes encargados de manipular la elección. En Estados Unidos es legal acarrear votantes el día de la elección, mientras que en México se hace de forma soterrada y tolerada porque todos los partidos lo hacen aunque es ilegal.

Quiere decir que la legalidad que es una norma democrática fundamental tiene percepciones distintas en distintos países.

En el debate sobre la democracia, hay autores que sostienen que hay diversos grados de democracia y señalan que tiene diferente calidad, mientras que se sugieren otros análisis. Por ejemplo, mientras algunos consideran diversos grados de libertad, para otros la libertad existe o no, no hay poquito embarazo y tampoco hay poquita libertad. Esta postura nos lleva a consideraciones filosóficas radicales que deben impactar directamente el debate político, porque si no hay libertad, se derrumba el entramado político o se justifica con ciertos calificativos.

Si aceptamos que la existencia de prácticas electorales sistemáticas es el elemento definidor de la democracia, entonces podemos definir que en la autoritaria se carece de:

Libertades básicas. La libertad de expresión se constriñe por el control del Estado sobre los medios de comunicación y llega al extremo de la censura llegando al asesinato de periodistas.

Justicia e igualdad. La democracia se sustenta en el principio de que todos son iguales ante la ley, de ahí se desprende el principio de que cada persona tiene un voto. Pero cuándo la justicia o los jueces se pueden comprar entonces se destruye el principio de equidad. Cuando la corrupción penetra al sistema judicial se arruina la base democrática.

Capacidad de los ciudadanos para influir. A partir de la noción de desigualdad, podemos concluir que los ciudadanos no pueden influir de la misma manera. Aquellos ciudadanos que se encuentran en el decil más alto logran infraestructura y obra pública aportada por el gobierno, mientras que los de los deciles bajos con frecuencia tienen que pagar por los servicios básicos.

Un elemento poco considerado por los politólogos tiene que ver con la desigualdad económica. México es uno de los países más desiguales del mundo y esto repercute en las oportunidades educativas, acceso a servicios de salud y a un fuerte diferencial en la calidad de vida. 4 personas poseen el 9% del PIB, y según OXFAM, mientras tres millones de personas reciben en promedio un salario mínimo, 16 familias ostentan una riqueza de 142 mil 900 millones de dólares. El poder de influencia sobre la política nacional de 33 familias supera por mucho a la capacidad de influencia de 100 millones de mexicanos.

Esto nos lleva a un nuevo terreno, porque tal vez debemos considerar a México como una democracia oligárquica en lugar de autoritaria, aunque para la oligarquía el autoritarismo es un recurso fundamental.


Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.