Corrupción en computadoras de Secretaría de Economía también afecta 21 instituciones más


Los contratos de arrendamiento son leoninos, costeando un sobreprecio estimado de 250 millones de pesos, sin mencionar que los equipos informáticos no son propiedad de las instituciones sino de la empresa Mainbit

3,459 vistas

Julio 07, 2020 22:35 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

La corrupción en México durante el sexenio anterior fue tan grande, que los ordenadores fueron arrendados bajo condiciones leoninas por las que se pagan sumas millonarias, a sobrecosto, sin recibir grandes prestaciones a cambio. No sólo se trata de la Secretaría de Economía, sino que existen al menos otros 21 contratos multianuales por los cuales se arrendaron los equipos de cómputo con la empresa Mainbit de acuerdo con la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT).

Los contratos encontrados además, son sólo aquellos que estaban visibles en PNT o Compranet, sin que sean la totalidad de los mismos, pues incluso hay discrepancias entre ambas plataformas, pudiendo haber sido ocultados dolosamente el resto para no poder ser consultados.

A partir de este mes, se reveló que hasta el 75% de las computadoras con las que opera la Secretaría de Economía serían devueltas al arrendador, por lo que los trabajadores tendrían que llevar la propia o comprar la ’rematada’ por Mainbit para realizar sus funciones.

Pero la historia de corrupción que los llevó hasta este punto, es más amplia.

Las irregularidades en los equipos de la Secretaría de Economía

El expediente 622481 sobre “Arrendamiento de Equipo de Cómputo para la SE y Sector Coordinado”, con referencia 00010051-12-2014 es el antecedente del contrato leonino que firmó la Secretaría de Economía para el periodo 2014-2017.

Dicho contrato, cuyas características generales son consultables en PNT bajo el folio 0015/2015 revela que se pagaron evidencia que la institución pagó 134 millones 598 mil 147.67 pesos, más IVA, para el “Servicio de arrendamiento de equipo de cómputo que incluye servicios administrados”. El gran total fue de 156 millones 133 mil 851.30 pesos.

Una vez vencido el contrato, la Secretaría de Economía emitió el Documento de justificación de excepción, para adjudicación directa -para no licitar- en el cual brinda pormenores de los contratos que no se pueden localizar en otros lugares.

De la citada licitación, identificada como DGRMSG-252-14 se desprende que de los 27 contratos “registrados” por la Secretaría de Economía en el PNT, el arrendamiento de los servicios tecnológicos citados componen el 45.8% del total.

Posteriormente, en 2017, del contrato DGRMSG-133-17 refiere que fue 22.76% más barato que el anterior, sumando un total de 122 millones 159 mil 125.25 pesos.

De allí mencionan que el de 2019, identificado AD-CAAS-014-2019 fue 4.96% más económico que el de 2017, sumando un total de 116 millones 100 mil 032.64 pesos.

En éste último fue cuando se elaboró el documento de excepción para la justificación de adjudicación directa toda vez que la licitación fue declarada desierta.

Es de resaltar que en la PNT de Transparencia se encuentran, además del contrato celebrado por Mainbit con la Secretaría de Economía, otros 21 contratos multianuales para igual número de instituciones que podrían verse en las mismas dificultades que la señalada al tener sus servicios arrendados. La suma de estos contratos fue de 1 mil 283 millones 893 mil 445.39 pesos.

Las irregularidades del arrendamiento

El arrendamiento es una figura en la contratación de servicios que es usada para reducir costos, toda vez que delega en un tercero el mantenimiento y respuesta ante los errores operativos, lo que reduce el gasto en personal dedicado a dichas labores, además que permite ocupar los servicios a un costo más económico que comprarlos de manera económica.

El problema, es que si los servicios administrados son similares/iguales a los que da la misma empresa como pare de su garantía -que se puede extender con un ligero gasto-, y si además de ello es más costoso que pagar por los servicios de contado, no existe justificación alguna.

En pocas palabras, si sale más barato comprar nuevo y los servicios que se dan no son distintos a los de la garantía, no existe incentivo alguno para arrendar, pues bajo esta última figura, la propiedad de los dispositivos no pasan a favor del arrendatario al término del contrato -a menos que así se estipule-.

Lo anterior viene a colación porque para 2020, Mainbit pretendía un pago de 116.1 millones de pesos para seguir arrendando los equipos a la Secretaría de Economía… pero esos mismos equipos, nuevos, no costarían más de 24 millones 672 mil 620 pesos como lo muestra la siguiente tabla:

Si es más barato comprarlos nuevos, a por lo menos una cuarta parte del valor del contrato de servicios ¿será que los servicios que ofrecen son los que “inflan” el costo del arrendamiento? No.

Como se verá en las siguientes tablas, no sólo se incluye el costo de los equipos, sino que de los mismos no se solicita que sean nuevos y el servicio que ofrecen es de mantenimiento y reparación, con un tiempo de garantía en la sustitución en caso de que presenten más de 3 averías en un plazo de 15 días.

El servicio “adicional” que ofrece Mainbit para cuadruplicar el precio de mercado es entregar un reporte sobre fallas, un número 01-800, dar claves de acceso a los empleados de la SE y poco más.

Si cree que las licencias corren a cargo del arrendador, se equivoca, pues son costeadas por la Secretaría de Economía.

Aquí los detalles del contrato:

Al día de hoy el equipo arrendado costaría 24.7 millones. Si se hubiera adquirido nuevo de principio, costando hasta 3 veces más en el peor escenario, con garantía extendida de dos años adicionales, y su vida útil fuera de tres años, realizándose la compra dos ocasiones en estos 6 años para estar siempre a la vanguardia en soluciones tecnológicas, el costo erogado para los 4 mil 036 dispositivos habría sido de 148 millones de pesos, contando con el mismo servicio administrado ofrecido por el arrendamiento de Mainbit e incluso, con precios aún por debajo por el volumen de compra, además de otros beneficios.

En lugar de ello, el arrendamiento cobró más de 394 millones, 2.6 veces más, restando además un año por contabilizar, dado que el contrato para un periodo no fue localizado.

El dueño de Mainbit es José Antonio Sánchez, quien a su vez es aliado de la familia Maccise, dueña del Grupo Mac (Genomma Lab y Grupo Capital), vinculada con Enrique Peña Nieto y Arturo Montiel desde que éste gobernaba el Estado de México.

Mainbit ha recibido impugnaciones en sus adjudicaciones por parte de diversos proveedores dado que ha incurrido en irregularidades.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.