Con prepotencia y altanería, Secretaria de Salud en Hidalgo y su particular se dirigen a personal (AUDIO)


Un audio grabado en una reunión con la Secretaria de Salud de Hidalgo, mismo que aquí compartimos, evidencia cómo la funcionaria presiona y amenaza a personal para que firmen la renuncia de trabajadores. Al querer expresarse es callado y sacado a empujones de su oficina

Con prepotencia y altanería, Secretaria de Salud en Hidalgo y su particular se dirigen a personal (AUDIO)


Salud
Enero 19, 2023 07:47 hrs.
Salud ›
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

13,000 vistas

Un nuevo escándalo se cierne sobre Zorayda Robles, secretaria de Salud en Hidalgo, toda vez que un audio grabado en una reunión con dicha funcionaria y con su secretario particular Servando Tamay de Dios, evidencia la forma prepotente con la que se conducen hacia el personal, incluso haciendo uso de amenazas y de la fuerza para que sean seguidas ’sus instrucciones’.

El audio es el que sigue:


Al inicio del audio, se escucha que una persona, aparentemente funcionario de Salud, ingresa a la oficina de Zorayda Robles, quien le esperaba junto con Servando Tamayo.

Después de saludarse, Tamayo no pierde el tiempo y de manera altanera le indica al trabajador:

-Ese oficio que tiene ¿por qué viene que es por indicación?

-Resuelva su… (es interrumpido)

-A ver Señor, va a ponerlo, no “por indicación”, tiene que salir de Usted. O sea ¿Usted no entiende bien las indicaciones? (dijo de forma altanera)

-Fueron claras (respondió tras una breve pausa)

-Por eso, y se lo estoy diciendo, acá está la Secretaria… bueno, hay que cambiarlo

Confiados Robles y Tamayo de que la conversación no iba a ser grabada, pues le pidieron su celular antes de ingresar a la reunión, le piden al funcionario que firme su renuncia y que también firme la baja del personal a su cargo, quitando además, el apartado donde aparentemente se mencionaba que era por instrucciones de la Secretaria (tal como fue).

La conversación continúa.

-“O sea, entonces el que los destituye soy yo…”, dijo el funcionario

-“Así es”, le reviró Tamayo, quien agregó “Es parte de su banda

-No tengo ninguna banda, doctor

-Bueno, tenemos las evidencias, allí está la Secretaria (refiriéndose a Zorayda)

Y agregó levantando la voz “A ver, no más comentarios, es una indicación. Punto”

Tras un breve silencio, la Secretaria tomó la palabra.

-Usted ha regresado al laboratorio estatal para que se lleve a cabo una auditoría y esas personas están interfiriendo en la auditoría. Entonces, eh, eh eh, están ocultando evidencias, tenemos, ehhh, muchas evidencias, eh, eh del actuar de estas personas. Quiero decirles que vamos con todo apegado a la Ley, eh, estem…

-¡Diálogo! Interrumpió el funcionario a la Secretaria

A lo anterior, nuevamente Tamayo tomó la palabra en tono de amenaza.

-No se vaya a meter más en problemas administrativos y legales. Haga lo que le estamos indicando, punto

Nuevamente Zorayda Robles participó para señalar lo siguiente:

“Y tenga claro que Secretaria, secretaria de Salud sólo hay una, no hay por qué atender las indicaciones de la doctora Alma Lidia (De la Vega) porque ella no es la Secretaria, la Secretaria soy yo y vamos de frente y duro contra la corrupción. Sabemos que hay prácticas ilegales allí, Usted está únicamente de manera temporal para responder a los actos ilegales que se han llevado en el laboratorio estatal y no podemos encubrir a las personas que están modificando las evidencias, entonces, estas personas se van, usted gira la instrucción de que se muevan, se destituyen… tenemos perfiles, este… ya están las personas que van a ingresar acá”, dijo.

Y la conversación continuó.

-No queramos pasarnos de listos. Esto le va a generar mayores repercusiones a usted. Que quede muy claro, aquí no se va a tolerar ninguna cuestión de traición, de robo, de mala diligencia. Hay una Secretaria y esa soy yo (acusó)

-Y es claro. Desafortunadamente lo que me está usted diciendo de traición, de robo, como usted lo refirió, nadie está interfiriendo en ninguna auditoría, no nos ha llegado ninguna visita al respecto, estaremos atentos a recibirla. Yo le pediría, amablemente, me haga llegar el recurso humano que corresponda

-Ya tenemos a los candidatos (interrumpió la Secretaria).

Servando Tamayo volvió a intervenir para hacer énfasis en lo que les interesaba, que el funcionario firmara una petición de ambos, pero a nombre del funcionario.

-Usted avóquese hoy, corrija ese documento y evítese problemas administrativos y legales, por favor (amenazó). La doctora (Zorayda) tiene toda la evidencia

-Yo no vengo a discutir evidencias ni ese tema. Como usted me lo refirió el día de ayer…

-No hay más discusión

-No es discusión, sólo es un comentario, permítame que usted sepa mi sentir doctor. Como le comenté el día de ayer, que las instancias correspondientes hagan su trabajo. Respecto estos compañeros, como le comenté, yo no sé en qué interfieran…

Y la Secretaria volvió a hablar.

“Usted no puede cuestionar eso, es la instancia correspondiente la que está llevando a cabo una investigación y esas son personas que están involucradas en cuestiones ilegales. Entonces no las podemos tener allí, simplemente acate la instrucción, suplántelas por las personas que van a llegar y a verificar que no se lleve nada a cabo con indebida diligencia. Usted está allí para enfrentar los actos de la anterior gestión que ha tenido, pero su paso es temporal.

Entonces, por favor, si no hay ninguna situación que temer, no habrá nada qué temer, no adulteren documentos, no lleven a cabo prácticas que lo único que van a hacer es que tengan repercusiones más graves desde el punto de vista jurídico. La doctora Clara es la directora del laboratorio estatal, usted está regresando de manera temporal pero eso es para enfrentar las consecuencias de sus responsabilidades…”.

-Yo quiero ser muy puntual (dijo el funcionario). Me es muy desagradable que diga “mi banda” porque no somos ninguna banda doctora, nos hemos puesto la camiseta por la institución, por el Estado, por la salud y que en este momento me llamen que “tenemos una banda de corrupción”, creo que no lo merecemos

“¡Ya las instancias se lo dirán!”, interrumpió Tamayo.

Hasta este punto, tanto Zorayda como Tamayo ya habían acusado al funcionario y a los trabajadores de “tener una banda”, de “ser corruptos”, de “interrumpir las auditorías” y de conducirse con “mala diligencia”, todo ello sin que se terminara auditoría alguna -incluso, probablemente sin haberse iniciado-. Cuando ellos acusaban, aseguraban la existencia de dichas prácticas, pero cuando el funcionario se quería defender, decían que serían las autoridades quienes definieran su situación.

El funcionario quiso volver a hablar, pero fue interrumpido por Tamayo.

-¿Tenemos tiempo para la Secretaria? ¿No? (se contestó solo, al no haber nadie más que ellos tres allí). Disculpe, no le voy a tolerar eso, ya se tiene que retirar (dijo tras cinco minutos que duró la conversación)

“Sólo acate las instrucciones, hay una instrucción de estas personas que son… usted no puede meter las manos al fuego por ellos y además porque tenemos las debidas pruebas, las investigaciones, y ya su opinión personal no nos interesa, lo que nos interesa es no entorpecer las investigaciones”, (dijo la Secretaria sin permitir réplica alguna).

-Abandone la sala y si no llamo a seguridad

-No, no, es necesario

-Bueno, no hay más… (dijo Tamayo mientras sujetaba al funcionario para sacarlo del lugar)

-Sólo un último comentario. Veo que entonces las políticas con las que usted nos ha presentado, porque también soy trabajador de la Secretaría, dan que desear con el trato que el doctor Tamayo me está dando en este momento. Está despidiéndome y diciendo que va a hacer que me saquen por seguridad. No es necesario, doctor (esto último, refiriéndose a Tamayo). Con permiso…

“Y por supuesto, esa indicación pásemela y ahorita se la muestro a mis compañeros…”, alcanzó a decir el funcionario mientras era jaloneado por Tamayo.

“No”, respondió Zorayda. “Estoy girando la instrucción que mnueva a esas personas porque están entorpeciendo investigaciones”, agregó

-No hay más indicaciones, complementó Tamayo.

Siendo sacado a la fuerza por Tamayo, bajo la complacencia de la Secretaria, aún alcanzaron a referirse sobre el personal, pero el forcejeo impidió más claridad en el audio.

Cabe señalar que la Secretaria es jubilada del IMSS, pensión que solicitó por incapacidad para ejercer sus funciones, y que pese a haberla obtenido mediante dictámenes médicos, continuó laborando en actividades de instituciones hidalguenses.

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Con prepotencia y altanería, Secretaria de Salud en Hidalgo y su particular se dirigen a personal (AUDIO)

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.