La Hoguera

Emmanuel Ameth


Cómo la Cuarta Transformación cambió los medios

Cómo la Cuarta Transformación cambió los medios




2,442 vistas

Diciembre 21, 2018 16:19 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

Muchas cosas tuvieron que cambiar en el país antes de que el 1ro de julio fuera posible y era lógico pensar que muchas otras se van a seguir transformando como parte de este proceso. Los medios no han sido la excepción y aunque eso que llamamos ’progreso’ nunca ha sido un camino lineal hacia la mejora en el que la única dirección sea hacia adelante, sí hay elementos que brindan un poco de esperanza sobre el futuro del periodismo.

Para quienes nos dedicamos a la pluma, ver cómo se manifiestan aquellos que se sentían poderosos en lugar de ser los mismos de siempre, que hermanamos -y nos cuidamos- derivado de nuestras ideologías es una situación que evidencia que algo ha cambiado.

Antes, un buen periodista era ’renunciado’ de su actividad porque tras tocar los intereses más grandes en sus hilos más sensibles, se interpretaba el profesionalismo como un acto de rebeldía contra el Sistema y contra su propia casa editorial. El resultado siempre era el mismo: un peregrinar de medios donde además, parecía que la reputación recaía en virtud del medio para el cual se colaborara. La ’renuncia’ pues, era mera cuestión de tiempo si se era profesional.

Se jugaba al límite de la censura y los actores en el poder siempre acotaban la línea de tolerancia con la intención de quitarse del camino al incómodo; a algunos les pareció más fácil autocensurarse y navegar conforme la corriente. Tampoco se trata de juzgar y decir que era un acto reprobable, pues las necesidades obligaron a más de uno a claudicar para mantener el sustento de sus familias así como a buscar el periodismo libre a través de pseudónimos y medios alternativos, casi siempre sin mucho impacto. Tampoco era raro ver cómo se tenía que ’dobletear’ para poder sostener no sólo a los nuestros, sino a la actividad que nos apasiona.

Las empresas, polígamas de la clase política, no contribuyeron mucho a la independización de las líneas editoriales como tampoco lo hacen hoy.

Ahora, ante un panorama que disminuye la dependencia de los medios del poder establecido, estos se ven obligados a ’renunciar’ a sus colaboradores menos capaces. No sé si llamar a esto ’avance’ pero por lo menos obliga a hacer un trabajo más profesional a los periodistas, dentro de una casa editorial o de la propia.

Las redes sociales sin embargo, han permitido reducir la brecha entre los medios dominantes y los alternativos. Sin poderse equipar los ingresos -cuando los hay-, un medio alternativo puede competir en alcance contra aquellos que llevan muchas décadas en el ramo y poner al tú por tú a un solo periodista, contra redacciones que emplean a decenas de personas. La batalla ahora se da en la calidad de los contenidos y esa misma situación ha culminado la lucha entre la prontitud de la información y aquella que se presenta bajo diversos contextos e investigaciones de profundidad.

Es difícil prever cómo será el periodismo de mañana, pero las bases que se notan en el presente, dejan un buen augurio sobre cómo evolucionará el medio. El cambio no ha sido espontáneo y los resultados tampoco lo serán, pero todo apunta a una revalorización del periodista en la sociedad así en ocasiones parezca que se retrocede.

Mi sentido pésame a quienes tuvieron que dejar de colaborar gracias a quienes siempre vieron el medio como una empresa y no como una labor social digna, pero también mi exhorto a que pulan sus habilidades y emprendan de una vez su propio sendero. Bienvenidos a este lado de la cancha, se trata de una oportunidad.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.