Calidad del aire y del agua tocó su mínimo histórico con Peña Nieto


Los resultados ’visibles y medibles’ en materia ambiental del Gobierno peñanietista fueron, más bien, el resultado de una desaceleración en comparación con los sexenios anteriores, de acuerdo con las cifras oficiales

Calidad del aire y del agua tocó su mínimo histórico con Peña Nieto

Especial



5,178 vistas

Mayo 28, 2019 02:43 hrs.
Medio ambiente Nacional › México Ciudad de México
Efrén Flores | SIN EMBARGO › Emmanuel Ameth Noticias

La calidad del medio ambiente en México durante el sexenio pasado experimentó avances y retrocesos. Pero en general su desempeño se estancó, de modo que ni el aire que respiramos ni el agua que bebemos mejoraron.

Para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), aunque ’México ha dado grandes pasos [en los últimos años] para fortalecer su política ambiental y desarrollar un enfoque coherente para múltiples problemas ambientales’, aún tiene un ’importante’ reto para ’descarbonizar’ gran parte de sus sectores productivos.

Por ejemplo, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) reconoció en su penúltimo informe (2015) de calidad ambiental que la huella ecológica estimada de los mexicanos ’pasó de tener un crédito ecológico de alrededor de 2 hectáreas globales’ en 1961, a tener ’un déficit de 1.6 hectáreas globales’ al corte de 2012.

Esto significa que en 50 años las necesidades de los mexicanos excedieron la biocapacidad de su territorio, o bien la capacidad de sus áreas biológicamente productivas para generar recursos y absorber los desechos resultantes de su consumo.

En los últimos 18 años, empero, la Semarnat fue dirigida por seis funcionarios públicos, de los cuales, sólo uno –Víctor Lichtinger Waisman (2000-2003)– contó con conocimientos y experiencia afines suficientes para enfrentar el reto en materia ambiental a nivel nacional.

Las cifras oficiales plantean que bajo la dirección de Juan José Guerra Abud (del 1 de diciembre de 2012 al 27 de agosto de 2015) y Rafael Pacchiano Alamán (del 27 de agosto de 2015 al 30 de noviembre de 2018) –ambos ingenieros industriales e integrantes del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), la calidad del agua y del aire no mejoró para dar los resultados ’visibles y medibles’ anunciados por el Presidente Enrique Peña Nieto en su Sexto Informe de Gobierno de 2018.

Por un lado, entre los sexenios de Vicente Fox Quesada y Peña Nieto las aguas de ’excelente’ y ’buena’ calidades sufrieron un ligero retroceso de 1.6 y 0.8 puntos porcentuales, respectivamente. Asimismo, la cantidad de agua ’fuertemente contaminada’ fue a la baja en casi tres puntos y el agua contaminada se mantuvo prácticamente igual (+0.1%). Por su parte, las aguas de ’aceptable calidad’ repuntaron en 5.1 puntos porcentuales.

De este modo, la tendencia general indica que la calidad del agua en México ha ido en retroceso, aunque los grados de contaminación de las mismas también. Esto implica que, en 17 años, aunque México tendió a tener una calidad del agua cada vez más ’aceptable’, hubo un estancamiento por el descuido de las aguas de mayor calidad, con reducción de las aguas más contaminadas.

’Cuando el agua no reúne los requisitos de calidad para el consumo humano puede ser vehículo de bacterias, virus o protozoarios entéricos que causan afecciones conocidas genéricamente como ‘enfermedades de origen hídrico’’, se lee en el ’Informe de la Situación del Medio Ambiente en México’ (2015).

Lo anterior implica un problema grave para el país considerando que, según la OCDE, ’en las próximas dos décadas México tendrá que proveer de agua potable a 36 millones de personas adicionales’, cuando en México la cantidad y calidad del agua es ’vulnerable’, en un entorno de cambio climático en que ’la vulnerabilidad crecerá, siendo las regiones hidrológico-administrativas más afectadas la Noroeste y Río Bravo, seguidas de Cuencas Centrales del Norte, Baja California y Valle de México’.

A pesar de las cifras oficiales sobre la calidad del agua potable, ’en México el 68 por ciento de los habitantes dicen estar satisfechos con la calidad del agua, cifra menor que el promedio de la OCDE de 81 por ciento’, refieren los resultados de su Índice de ’Mejor Vida’ 2018.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.