En Busca del Ciudadano

Enrique López


¿A qué juega señor gobernador Fayad?

¿A qué juega señor gobernador Fayad?




2,442 vistas

Abril 01, 2019 16:27 hrs.
Política Estados › México Hidalgo
Enrique López › Emmanuel Ameth Noticias

En los eventos públicos del Presidente de la República se lleva a cabo un ceremonial que ya se está haciendo tradición. Se reúnen miles de personas a presenciar el acto político y desde la comodidad del anonimato lanzan improperios, insultos o injurias contra los gobernantes.

Los más expuestos en este circo romano son los presidentes municipales y los gobernadores. El presidente hasta este momento ha salido bien librado; y es que en una lógica muy simple, los miles de asistentes a estos eventos van a recibir apoyos del gobierno federal. Por tanto, los gritos de inconformidad apuntan hacia otro lugar lejano al mandatario nacional.

Hay varias lecturas sobre el particular. Habría que decir, que someterse al juicio popular nunca ha sido sencillo. Quizá el antecedente más recordado es aquel donde el ex presidente, Gustavo Díaz Ordaz, inaugura los Juegos Olímpicos de 1968 entre miles de chiflidos y gritos por lo acontecido el 02 de octubre de ese mismo año.

Lo anterior, refuerza la idea de que el pueblo siempre encontrará los mecanismos (formales o informales) para hacer pública su animadversión a los gobernantes. Puede utilizar, las paredes para realizar pintas, los eventos públicos para gritar, las redes sociales como mecanismo de desahogo, etc.

Pero que quede claro, el pueblo siempre encontrará el espacio para levantar la voz. Incluso añadiría, que es muy bueno que eso ocurra. Que todas las personas tengan diversas salidas a su inconformidad política. Es parte de su derecho pero sobre todo, es una válvula de escape que permite que no se acumule el descontento.

Lo que llama la atención, es que en eventos del Presidente de la República se desapruebe a los gobernantes que son de otro partido político y distinta ideología que Morena. Al parecer, esas tribunas abiertas sirven para calificar o descalificar a través del juicio de la gente y entonces ahora la tarea de gobierno no tiene que ser estratégica sino también popular.

Un duro golpe para la política porque todas las decisiones afecta algún interés. Sin embargo, el gobernante sabe cuándo esas decisiones son necesarias más allá del juicio popular en tiempo presente. Es decir, se puede tomar decisiones sin tener la aprobación de amplios sectores de la población pero que al final son acertadas para proyectos a largo plazo.

Pero muy lejos de los anterior, ahora resulta que la política ha cobrado unas maneras dantesca donde los que acuden a los eventos públicos pueden calificar aciertos y errores de gobernantes a través del abucheo.

En ese particular, lo que hace el gobernador Fayad es un juego perverso. En los eventos del Presidente no quiere ser juzgado por sus adversarios políticos y, por tanto implementa toda una estrategia absurda y sin sentido.

Es bien sabido que funcionarios de gobierno, gente que trabaja en el PRI y simpatizantes del gobernador de Hidalgo son utilizados como carne de cañón para llenar aquellos espacios. Esos porristas fieles a Fayad tratan de ganar a fuerza de pulmón todos los gritos a favor de su líder. Este juego político conduce a la banalidad y por su bajo nivel no debe llamar la atención de nadie. Pero hacerlo sistemáticamente y con un afán de provocar a otros asistentes que no simpatizan con Fayad ya es una afrenta.

En eventos abiertos donde cohabitan personas con distintas ideologías políticas hay que ser muy prudente. Porque solo una pequeña chispa puede encender los ánimos de quienes buscan un pequeño pretexto para desestabilizar.

A nadie le conviene señor gobernador Omar Fayad, que en el estado de Hidalgo se salgan las cosas de control y menos provocadas e inducidas desde el propio gobierno estatal. Debería de reinar la prudencia en sus impulsos por ser el protagonista en todos los eventos de gobierno. Recuerde gobernador que el presidente viene a territorio estatal de vez en cuando y usted se queda aquí a tratar de lidiar con toda la inconformidad existente pero disimulada por su séquito de incondicionales.

Enrique López Rivera
@2010_enrique
lore750715@gmail.com

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.