Colloqui

Hector Murillo Cruz


"Galo" Memorias Bajacalifornianas

"Galo" Memorias Bajacalifornianas


35 vistas

Noviembre 26, 2018 10:34 hrs.
Ciudad Nacional › México Ciudad de México
Hector Murillo Cruz › Emmanuel Ameth Noticias

Ante un panorama de hombres públicos ágrafos, destaca el bajacaliforniano Eduardo, ’Galo’ Tonella, quien en el ocaso de su vida nos deja un libro: ’Memorias de un bajacaliforniano.-Legado de un visionario en el cual cuenta su vida desde la etapa infantil de limpiabotas, vender periódicos urbanos a pleno grito o en el pequeño comercio callejero. Más tarde iniciaría sus estudios en el Instituto Politécnico Nacional para graduarse en economía.

Cuando su padre fue nombrado secretario del Trabajo por el nuevo gobernador Abelardo L. Rodríguez, relata que en 1929 surge la crisis capitalista de los EU y sus consecuencias trastornan todas las ciudades fronterizas, ’incluyendo de manera muy especial a Mexicali, Tijuana y Ensenada’. (Por cierto recuerdo que mi oficina dentro del área del Mercado Abelardo L. Rodríguez, -donde existen murales, o remembranzas, de Diego Rivera y otros-, además de la Subdirección Cultural de la cual fui titular, al lado del Delegado, Jesús Dávila Narro, un político de primera línea.)

La migración ha existido siempre, si creemos que el poblamiento del Continente Americano se inició por el Estrecho de Bering, sólo que ahora la corriente humana se invirtió. Buscando un inexistente país ideal, los EU han implantado una discriminación racial hacia los pobladores originales, los pieles rojas, los negros traídos como esclavos agrícolas al sur yanqui y ahora los mexicanos y centroamericanos.

Es una lástima que la actual migración rumbo a EU, por obra del cretino presidente Trump, haya tomado un perfil de tragedia demográfica.

Eduardo Tonella reflexiona sobre los braceros mexicanos por ser gente sacrificada, humilde, y en todos los casos se trata de hombres que han costado a la nación formarlos y educarlos.

Eduardo Tonella se encuentra con la característica torpeza e ineptitud a individuos que incluso llegaron a la presidencia mexicana y lo narra: ’Cuando yo le planteo a un político como López Portillo, el valor, la grandeza, la importancia, el significado que tiene la pérdida de cerca de 20 millones (o muchos millones más) de mexicanos que se han ido fuera del país, con capacidad productiva, con ambiciones, con entusiasmo por lograr mejores condiciones de vida, y le comento que debemos realizar todos los esfuerzos que la nación requiera para evitar esa hemorragia demográfica que hemos venido sufriendo los mexicanos, no entiende, no sabe y no se explica el análisis que le estoy haciendo sobre este problema y se concreta a decir que el mexicano sale por hambre, y hasta ahí. Se le olvida, por ejemplo, que el inmigrante, hablando internacionalmente, es para una comunidad, desde el punto de vista de su desarrollo, la persona más importante.’ (Memorias de un Bajacaliforniano.-Legado de un visionario, por Eduardo Tonella, Talleres Gráficos de ILCSA, Tijuana, BC. 1992)

Cuando Tonella ocupó con eficacia e ideas nuevas la entonces Delegación Miguel Hidalgo, fue la suya una etapa de logros y oportunidades para jóvenes bajacalifornianos como Leonardo Bravo Quintero, con el cual he perdido contacto por internet.

Conviene destacar la tarea protectora y humanista de organismos como el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, CONAPRED, presidido por Alexandra Haas, y además del Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, GOBERNACIÓN, a cargo de Ricardo Bucio, quienes advirtieron al Alcalde Interino, Juan Manuel Gastélum, panista, que sus declaraciones desviadas contribuyen a la inseguridad de los migrantes centroamericanos.

MAS SOBRE MIGRANTES

El impresionante éxodo de migrantes centroamericanos cruzando territorio mexicano hacia la frontera norte arrastra ya una estela de inquietud, que en ocasiones está llegando al descontento y enojo de mexicanos que sienten cómo esos miles de hombres, mujeres, niños y ancianos que componen las caravanas comienzan a perder el orden y respeto a nuestro país, con actitudes y comportamientos inadecuados que van desde el rechazo a comida, ropa y bebidas ofrecida voluntariamente durante su paso por estados y municipios del centro, occidente y norte de México.

A su paso por Jalisco, en su muy breve estancia en Guadalajara, migrantes, en su mayoría de nacionalidad hondureña, provocaron el descontento casi generalizado de ciudadanos y gobierno, cuando en actos de verdadera incongruencia exigían tacos, tortas y refrescos en lugar de lo que se les servía cordialmente por elementos de protección civil. Nos consta, grupos de hombres y algunas mujeres jóvenes optaron por pagar de su propio bolsillo refrescos, cervezas y hasta botellas de licor; naturalmente se produjo el rechazo de muchos de sus compatriotas provocando algunas riñas e intentos de desbandada y separación. El Gobierno de Jalisco optó por retirar toda ayuda a los migrantes y literalmente los ’invitó’ a dejar territorio jalisciense de inmediato. Lo mismo está ocurriendo en Nayarit, Sinaloa, Sonora y Baja California. Ya están siendo maltratados física y socialmente. La pregunta es: qué va a pasar con esos más de ocho mil extranjeros ubicados en territorio mexicano experimentando terrible situación que difícilmente les será resulta por el gobierno norteamericano; hoy llegan para quedarse varados frente a las vallas fronterizas, lejos de su país, sin esperanza laboral, ante muchos mexicanos hostigándoles porque se sienten desplazados en su tierra, sin mayor atención de su propio gobierno. (Ricardo Alcalá, Corresponsal en Jalisco).

LA RADIODIFUSIÓN PÚBLICA

En el sexenio del presidente, Miguel de la Madrid Hurtado, cuando creó los institutos mexicanos de la Radio, IMER; de la Televisión, IMEVISIÓN, y de Cinematografía, IMCINE, los mismo no se pudieron integrar a plenitud, como era el propósito no sólo del Jefe del Ejecutivo sino de todo el equipo que integrábamos este esfuerzo de la radiodifusión pública. (Comentario a Tiempo, Teodoro Rentería Arróyave)

CARTA A JOSÉ EMILIO PACHECO

¡Ay, José Emilio!: ¿Qué hemos hecho de nuestra patria impecable y diamantina. Insisto José Emilio: no me preguntes cómo pasa el tiempo. Lo que te puedo y te quiero decir es que estoy viejo y enfermo, pero no he perdido lucidez: sé lo que estoy haciendo y lo que estoy diciendo. Lo único que no sé es en qué país estoy viviendo. Pero conozco el olor de la corrupción; dime José Emilio: ¿A qué horas, cuándo, permitimos que México se corrompiera hasta los huesos? ¿A qué hora nuestro país se deshizo en nuestras manos para ser víctima del crimen organizado, el narcotráfico y la violencia? (Fernando del Paso, 5 de marzo de 2015, con motivo de la recepción del premio JEP, en la Apertura de la Feria Internacional del Libro de Yucatán)


Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.