La Hoguera

Emmanuel Ameth


Sigue dando de qué hablar proceso interno de Morena en Hidalgo

Sigue dando de qué hablar proceso interno de Morena en Hidalgo




2,713 vistas

Octubre 17, 2019 02:33 hrs.
Política Estados › México Hidalgo
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

La renovación del Comité Ejecutivo Estatal, previa renovación de los consejeros a efectuarse a finales de este mes, sigue moviendo las aguas del partido, sepultando a algunos perfiles y levantando a otros que parecerían impensables.

La primer reducción de candidatos vino cuando la convocatoria se limitó hacia aquellos afiliados al partido antes de noviembre de 2017, es decir, que dese ese momento dejó fuera de operación al Grupo Universidad y al de Canek Vázquez, quienes hasta ese momento se perfilaban a sí mismos como favoritos para hacerse de la presidencia estatal.

Con la resolución anterior, integrantes del Comité Ejecutivo Estatal como Irma Hernández, Luis Enrique Cadena y Carlos Mendoza vieron amplias posibilidades de quedarse con la dirigencia; incluso alguno de ellos ya se asumía en el cargo mucho antes del proceso.

Pero como del plato a la boca a veces se cae la sopa, apenas este 15 de octubre fueron notificados por la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia que ninguno de los actuales funcionarios de Morena podía participar en el presente proceso, pues los únicos sujetos a reelección serán quienes integren el comité a partir de la siguiente elección y dejando un periodo de descanso.

Lo anterior abre las puertas a perfiles que ya se creían perdidos pero sobre todo, obliga a cambiar la estrategia para todos los contendientes, pues entre quienes mandan al interior del partido, ya no tendrán a gente de su confianza para contender sino que necesariamente deberán impulsar a alguien a contracorriente que no sea de su entera confianza; es eso, o dejar que 4to piso continúe con su intromisión y finalmente el presidente del partido se incline hacia el mandamás del estado.

Como se ha dicho una y otra vez, se juega mucho en este proceso, pues si bien es cierto las decisiones sobre los contendientes a los ayuntamientos dependerán también de los consejos municipales, lo cierto es que el voto de confianza siempre estará en poder del CEE.

Pero el proceso tampoco puede despedazarlos.

El mandato ciudadano que dio su confianza a AMLO, a quien se deben, quiere extirpar al PRIAN de una vez por todas de Hidalgo pero tampoco es un cheque en blanco como para garantizarles victorias si las decisiones no son acertadas. Hidalgo es pues, aunque nadie lo admita, un experimento de renovación que si sale bien se replicará en todo el país; de salir mal, simplemente optarán por otras vías, pues a nivel nacional no existe mayor afectación en ’perder’ una entidad pequeña y de poco empuje como Hidalgo.

Antes de ver al enemigo en casa, que lo tienen, deben vencer a su principal contendiente, el Gobierno Estatal, pues de poco o nada les servirá tener sueños con el cambio si no hay poder para ejecutarlo. AMLO lo entendió, le costó dos fraudes electorales, y por eso hizo alianzas que en su momento fueron criticadas pero que finalmente puede recomponer -como hace- estando él al frente, no como mero espectador de oposición.

Atizos

Teniendo todas las cartas para ganar, una mayoría de 17 que se convirtió en 20 con las alianzas, una legislación mal hecha que les daba entrada para no permitir que les fuera arrebatada su posición en la Junta de Gobierno, Morena la terminó entregando a su principal opositor.

Por supuesto, para que ello fuera posible, primero “convencieron” a algunos diputados morenistas, 4 de ellos, para dar la espalda a su partido y al mandato ciudadano: si estos, la gente, hubiera querido otros representantes, así lo habrían reflejado en urnas y no fue así.

Visto el problema de la Junta de Gobierno en perspectiva, lo entregaron por nada; es más, ni siquiera han modificado la Ley Orgánica para restarle facultades y democratizar atribuciones administrativas y de finanzas en el mismo Congreso. Entregaron mucho sin recibir nada a cambio y la prueba está en el poco respeto que muestran los funcionarios del Poder Ejecutivo ante las comparecencias, quienes rompieron su palabra y llevaron porros. Los morenistas "que se dejaron convencer" no cayeron por inocentes, cayeron por poco brillantes y dieron un respiro a las Finanzas del actual mandatario, pues ahora no presiden la Comisión Inspectora de la Auditoría Superior.

Las preguntas siguen siendo las mismas que las de artículos anteriores. Los morenistas ahora deben reconocer su error por entregar mucho a cambio de nada, por “respetar” acuerdos que la contraparte nunca pensó en seguir ¿Por qué cuando se equivocan -si es que su intención no fue la de traicionar a Morena- siempre cometen “errores” de forma tal que favorezcan al Ejecutivo estatal? Si hoy les demostraron en las comparecencias que no existe ninguna disposición para respetar acuerdos ¿de verdad creen que cuando dejen su cargo temporal serán apapachados? ¿de verdad en sus cabezas tienen la idea de que actuaron bien y pueden mirar a quienes votaron por Ustedes de frente?

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.