Colloqui

Karo Michaelian


Renunciando privilegios para alcanzar la paz y estabilidad

Renunciando privilegios para alcanzar la paz y estabilidad


Junio 10, 2019 09:38 hrs.
Gobierno Nacional › México Ciudad de México
Karo Michaelian › Emmanuel Ameth Noticias

Felicitaciones a todos los mexicanos por el nuevo gobierno encabezado por AMLO, y especialmente a aquellos que pudieron ver más allá de las falsas narraciones de la elite privilegiada y sus portavoces, la prensa comercial. En los últimos 12 años, AMLO ha sufrido los ataques más injustos y viciosos contra su persona y su proyecto. Sin embargo, finalmente, tenemos un jefe de gobierno que, creo, es sincero en querer eliminar la corrupción y corregir las políticas de las instituciones públicas para brindar una vida mucho mejor para todos los mexicanos.

Para aquellos que no apoyaron a AMLO, y para aquellos que se oponen activamente a su gobierno, considere abstenerse a las críticas prematuras hasta que el nuevo gobierno haya tenido una oportunidad real de implementar nuevas políticas y demostrar su sinceridad. No se encontrarán soluciones rápidas; para llegar a la raíz de los problemas profundos se requerirá un análisis objetivo, serio y tedioso. Sin embargo, el gobierno de AMLO tiene la fuerza y la tenacidad necesaria para hacer un buen comienzo. Sería imprudente estar del lado de la élite económica amplificando sus críticas a AMLO solo porque los resultados no llegan lo suficientemente rápido. La élite preferiría que AMLO fracasara para poder conservar sus privilegios.

Transformar a México tomará mucho más que las buenas intenciones de un líder inteligente, sincero y dedicado. Transformar el país requiere reformar la sociedad mexicana desde adentro iniciando por mejorar la educación, pagar sueldos más justos, distribuir de manera equitativa la riqueza y acabar con la corrupción. Sin embargo, existe un desafío aun más grande que los anteriormente mencionados para el gobierno de AMLO. Se trata de una problemática que se ha venido arrastrando durante los últimos 30 años y que ha sido ignorado por conveniencia política. De hecho, en México es tabú de hablar de este problema y seguramente entre todas las opiniones en como atacar el problema de la violencia creciente en México, jamás has escuchado alguien hablar de este problemática; esto es el problema de las multitudes de niños que crecen sin un padre en su vida. Los niños sin padres están abortando las escuelas, están siendo reclutados dentro de las bandas criminales, llenando nuestras cárceles, consumiendo y traficando con drogas, y suicidándose [1].

Desde hace décadas, los padres mexicanos han dejado a sus familias en busca de un trabajo mejor pagado en los Estados Unidos. El dinero que han estado enviando a México ha provisto a sus familias, a sus comunidades y a todo México, pero cuando se van a los Estados Unidos, interrumpen su papel más importante; el de proporcionar orientación, apoyo, protección y un modelo a seguir para sus hijos. Esto es lo suficientemente grave para el tejido social de México, pero hay otra fenómeno más reciente y más grave aun; la separación forzada del papá de sus hijos en contra de su voluntad por las nuevas leyes de divorcio (divorcio incausado que casi siempre da custodia exclusiva a los madres) y por los planes de pensión obligatorios, ambos adoptados hace 30 años de los Estados Unidos.

Muchas mujeres, a primera vista, ven el divorcio como una mejor y atractiva vida de libertad, una manera sencilla de librarse de los conflictos que suelen acompañar de manera natural la vida conyugal. Las mujeres en la actualidad están optando por separar a sus hijos de sus padres por medio del divorcio principalmente porque conlleva una pensión muy ventajosa. Tan lucrativa es la idea del divorcio para las mujeres en México que hoy en día el 95% de todos los divorcios en familias (donde hay niños involucrados) son iniciados por las madres. Sin embargo, las madres pronto se dan cuenta de que los hombres en sus vidas eran mucho más importantes para ellas y para sus hijos que como un simple cajero automático. Sin embargo, una vez finalizado el divorcio, el daño ya está hecho; su orgullo y una sociedad políticamente correcta las condenan a una vida difícil e insatisfactoria, sin el beneficio de su complemento natural del sexo opuesto y pronto experimentan serios problemas para criar a sus hijos, particularmente sus varones.

Para los padres, este divorcio impuesto en contra su voluntad es una forma moderna de esclavitud y humillación por el hecho de que sus hijos les sean arrebatados físicamente y su influencia sobre ellos haya descansado hasta casi cero, a menudo acompañados con la alienación de sus hijos por madres vengativas que consideran a su ex responsable por su ahora triste situación. Esta alienación, a su vez, hace que los hombres dejen de aportar algo más que la pensión obligatoria a sus familias ó simplemente desaparecen de la vida de sus hijos y los desalienta a contribuir a una sociedad que ahora desprecian por haberles arrancado a sus hijos.

Mucho peor que esto, sin embargo, es el destino que les sucede a los niños, que pierden el acceso al amor, la protección, la disciplina y la orientación de su padre. Una gran cantidad de evidencia demuestra los efectos nocivos en los niños que crecen sin su padre en sus vidas; desde encuentros sexuales tempranos y embarazos no deseados (México tiene la tasa más alta de embarazos juveniles de todos los países de la OCDE), participación en el abuso de drogas (que aumenta exponencialmente en México), participación en pandillas criminales (los narcotraficantes son el mayor empleador de niños huérfanos), tasas de deserción escolar mucho más altas para estos niños, y profundas afectaciones psicológicas y físicas que dejan al adulto joven vulnerable a todo tipo de comportamiento destructivo, incluido el suicidio con mucha frecuencia [2]. El 87% de todos los reclusos en las prisiones federales y locales se criaron en un hogar sin padre [3] y el 85% de los niños involucrados en pandillas criminales y el tráfico de drogas se criaron en hogares sin padre.

Estos datos por si solos deberían haber sido suficientes para alertar a los especialistas en ciencias sociales hace años, y deberían haber estimulado el debate y alentado a los trabajadores sociales a realizar estudios detallados. En cambio, los resultados de tales estudios han sido mal vistos por ser políticamente incorrectos y los que se publicaron fueron rápidamente enterrados o brutalmente criticados, mientras que a nadie se le ocurrió que ser científicamente correcto en lugar de políticamente correcto mejoraría el bienestar del niño y de la sociedad. El mito emergió gradualmente en México de la heroica madre soltera, víctima del abuso y abandono, llevando a la sociedad sobre sus hombros y, al otro lado de esta imagen equivocada, el padre irresponsable que abandonó a sus hijos. Nadie se detuvo a observar las dinámicas reales que conducían a un país con niños sin padre y los problemas sociales que esto conllevaba.

No es difícil entender estas estadísticas que demuestran los efectos negativos de criar niños en hogares sin padre. Un padre proporciona protección, estimulación intelectual, estabilidad económica y emocional, y el modelo a seguir, necesario, no solo para los niños, sino también para las niñas [4]. Solo un padre puede enseñar su hijo las técnicas de su profesión y heredar el conocimiento y los herimientos. Solo un padre sabe cómo canalizar los niveles elevados de testosterona en niños adolescentes hacia actividades intelectuales o deportivas creativas en lugar de comportamientos destructivos agresivos aprendidos en las calles entre niños similares sin padres. Solo un padre sabe cómo imponer disciplina de una manera inteligente a sus hijos e hijas. Solo un padre puede enseñar a sus hijas cómo los hombres son, de hecho, diferentes de las mujeres y, a través del ejemplo, mostrar cómo los géneros participan en una división de labores, de modo que cada género juega un papel importante en la formación de una familia y una sociedad estable y prospera.

Sin un padre, y como resultado del trauma que resulta de perder a un padre, muchos niños desarrollan personalidades narcisistas y el trastorno límite de la personalidad [5] y son presas para la misma dinámica destructiva con sus propias familias. Todos los niños necesitan la protección y la guía de un mentor maduro y experimentado. Los centros de detención, las clínicas de tratamiento por adicción de drogas, las bandas de las calles, y las fosas comunes, no son buenos sustitutos para los padres.

Se ha demostrado en muchos estudios realizados en países desarrollados que los niños que estén separados de sus padres están sujetos a un estrés constante, tanto en el hogar como en la escuela. Se ha descubierto que este estrés se manifiesta en una mala salud y incluso hasta un acortamiento de sus telómeros de su ADN, lo que lleva a un acortamiento de su vidas [6].

La propaganda neo-feminista, adoptado por el gobierno que pinta como victimas a las mujeres y ensalza las virtudes de la familia de madres solteras, y su infiltración en los tribunales familiares y los cuerpos legislativos para afirmar la política de negar a un padre su lugar natural en los hogares, ha llevado a una sociedad que promueve el privilegio de madres solteras a expensas de los niños y la familia. En muchos países occidentales desarrollados que experimentan graves problemas sociales, como la adicción a las drogas, el suicidio de adolescentes y los delitos juveniles, la importancia fundamental de un padre para los hijos comienza a ser reconocida. Se están creando nuevos programas que promueven la participación de los padres en la familia, como el "Padre Iniciativo" en los Estados Unidos. En Australia, los cambios recientes a la constitución exigen que los legisladores revisen la afectación de los derechos de los hombres y los niños y el efecto en la sociedad, antes de permitir que nuevas leyes se sometan a votación ante el parlamento.

Algunos de los niños sin padre en México son el resultado de la partida del padre para encontrar un trabajo mejor pagado en los Estados Unidos. Si bien esto es difícil para estos niños, al menos tienen contacto con sus padres a través del teléfono y visitas ocasionales donde tanto el niño como el padre pueden expresar su mutuo apoyo y amor. Sin embargo, el resto de los niños sin padre, la gran mayoría, es el resultado de los cambios recientes en el derecho de familia que han entrado en vigor sin siquiera un mínimo de estudios científicos para evaluar el efecto en los niños y la sociedad. Estos niños son sacados bruscamente de la vida de sus padres en circunstancias muy estresantes y frecuentemente programados por una madre vengativa para que crean que su padre los abandonó, lo que produce un efecto nocivo profundo en la psicología del niño. Muchos factores se han unido de manera compleja para perjudicar a estos niños. Estos niños pagan un precio extraordinario por no tener padre, una desventaja que los atormenta en el hogar y en la escuela y lo más probable es que permanezcan con ellos toda la vida y afectarán la vida de sus propios hijos cuando sean padres [5].

Los factores que han entrado en juego para producir niños huérfanos de su padre son como; el divorcio incausado, la custodia casi exclusiva con las madres, pensiones exageradas que hace que el divorcio sea económicamente atractivo, ningún mecanismo para asegurar los derechos de visita de los papás, y unas instituciones de protección de la mujer establecidos en base de teoría neo-feminista no científica, sistemas contenciosos de tribunales de familia que sobresalen en separar a los niños de sus papás en lugar de reunirlos.

Que los padres no abandonen naturalmente a sus hijos pequeños o esposas, y que los niños no rechacen naturalmente a sus padres, es el resultado de la selección natural en tiempos pasados de intensa lucha por la supervivencia de la especie humana. Si los padres tuvieran algún tipo de deseo natural de abandonar a sus hijos o sus parejas embarazadas, o si los niños tuvieran alguna tendencia natural a rechazar a sus padres, entonces la especie humana no habría sobrevivido hasta el presente, la madre embarazada o el niño pequeño habrían sido presa fácil de los depredadores. Más bien, los padres tienen una necesidad intensa e innata de proteger a sus hijos y sus esposas. Este impulso natural es tan fuerte como el deseo de una madre de proteger y nutrir a la criatura en su panza ó su recién nacido, pero a menudo no es reconocido en la sociedad moderna y menospreciado. Este impulso natural de un padre por proteger y educar a sus hijos prevalece al menos hasta que el niño pueda defenderse por sí solo. La actual incapacidad de las sociedades occidentales para aprovechar este instinto masculino natural, y en muchos casos para reprimirlo activamente, parece ser un factor importante que contribuye al estancamiento de las sociedades occidentales en comparación con las sociedades orientales.

Por supuesto, dada la naturaleza de la cuasi-especie humana, siempre hay excepciones a la regla, sin embargo, los casos en que un padre ó madre abandonan a sus hijos son extremadamente raros. Si se le ha dicho a un niño que su madre o su padre los abandonaron cuando era pequeño, ese niño puede estar casi seguro de que no se les ha contado toda la verdad y, para su propio bienestar psicológico, deben buscar a su padre (madre) para escuchar el otro lado de la historia.

El problema de los niños sin padre ha sido identificado como el problema más definitorio en la ruptura del tejido social en muchos países occidentales. En México, si esta tendencia no se invierte, el gobierno sincero de AMLO no hará grandes avances para mejorar la sociedad. Propongo un programa de 10 puntos al nuevo gobierno de México para abordar este importante problema que afecta tan negativamente la sociedad.

Un plan de 10 puntos para defender el derecho de un niño a su padre;

El nuevo gobierno emitirá una disculpa pública a los millones de niños y sus padres en nombre de los gobiernos anteriores recientes por el dolor y el sufrimiento causados por su separación forzada y, por 1) no proporcionar suficiente empleo para mantener padres en México con sus hijos, y 2) por permitir que la política pública y la ley sobre el divorcio y custodia sean influenciadas por grupos con interese en obtener privilegio, por no estudiar primero los problemas potenciales con la ley, por no presentar proyectos piloto, y por no proporcionar un seguimiento serio de los efectos del nuevos leyes en la familia y en la sociedad. El nuevo gobierno se comprometerá a ignorar las ideologías defendidas por los grupos vocales y, en cambio, basará los cambios futuros en las leyes solo en la investigación científica con un extenso seguimiento de los proyectos piloto para permitir la corrección temprana de efectos no deseados.

El actual sistema de tribunales de familia contencioso será reemplazado por un Instituto Familiar no contencioso que obligará a los padres divorciados a realizar primero un curso sobre divorcio civilizado y co-paternidad, y la institución otorgará la custodia compartida inmediata a ambos padres. Cualquier acusación de abuso o incumplimiento de la regla de custodia compartida se enviará de inmediato a un tribunal penal con abogados designados por el gobierno con acceso a expertos forenses (incluidos expertos en la alienación parental basada en el apego (AB-PA) [7]). Para los casos controvertidos, se proporcionará a un jurado que no se puede corromper, en lugar de un juez, la facultad para asignar e implementar graves consecuencias para el abusador o el acusador falso. El Instituto de la Familia considerará de inmediato los casos de padres y madres que buscan un acuerdo de custodia de los hijos más equitativo que el que les asignaron actualmente.

Todas las parejas que deseen casarse estarán obligadas a tomar y aprobar con un calificación suficiente un "Curso de Capacitación Matrimonial" en el que se les enseñará la crianza de los hijos y las habilidades de manejo del estrés, la división del trabajo entre los géneros, y se les presentará la realidad de la vida matrimonial y como este se evoluciona en el tiempo.

Todos los padres que deseen divorciarse estarán obligados a tomar y aprobar con una calificación suficiente un "Curso de Divorcio Civilizado" en el cual la importancia de no usar a los niños como armas de venganza, la importancia de ambos padres para el niño, y las habilidades para implementar la custodia compartida.

El estándar de oro en los acuerdos de custodia de divorcio será "custodia compartida". No habrá excepciones a esta regla a menos que ambos padres estén de acuerdo, o a menos que el abuso de un niño por parte de uno de los padres sea identificado por manera forense y sancionado en un tribunal penal.

En el caso de custodia compartida, las pensiones solo se otorgarán si hay una diferencia importante en el salario entre los padres. Si la madre está trabajando, las pensiones solo cubrirán los requisitos de los niños. Esto eliminará el fuerte incentivo económico del divorcio y, con suerte, reducirá la gran cantidad de divorcios iniciados por madres jóvenes en México, permitiéndoles y a sus hijos retener las importantes contribuciones masculinas a su vida familiar y disminuir la necesidad de programas de ayuda gubernamentales que han demostrado ser costosos e ineficaces en los países desarrollados.

La Institución Familiar que otorga el divorcio reconocerá que el amor y la orientación de un padre, y no su provisión económica, es la contribución más importante que puede hacer a sus hijos. La Institución Familiar también reconocerá que todos los padres se preocupan principalmente por el interés superior de su hijo y que cualquier padre que tenga la oportunidad de vincularse con su hijo cuidará y protegerá a ese niño de manera innata. A ningún padre se le negará su derecho humano fundamental a tener acceso a sus hijos simplemente por no estar al día en sus pagos de pensión.

La práctica de alienación parental (lavar el cerebro de los niños para que rechacen a un padre de rango de carácter normal) se considerará como un delito calificado y como abuso infantil en todos los estados de la unión. Actualmente es solo un delito en la Ciudad de México (pero raramente sancionada).

Los acuerdos respecto la compartición de custodia se aplicarán con sanciones severas para los infractores.

Se establecerá un programa de reunificación financiado por el gobierno y operado por la Institución Familiar para ayudar los afectados por la alienación parental y ayudar los hijos adultos que tienen interés en buscar su padre (o madre) biológico. El gobierno pondrá a disposición expertos forenses en alienación parental y psicólogos para ayudar con la reunificación.

La violencia social no está correlacionada con la pobreza y se relaciona solo ligeramente con las diferencias de riqueza. La violencia social tampoco está correlacionada con la vigilancia policial o la militarización, como lamentablemente México ha aprendido después de 60,000 muertes y otras 50,000 desaparecidas desde la declaración de la guerra contra las drogas. La violencia social se relaciona principalmente con la desesperación, la desesperanza y la frustración de no estar preparados tanto mental como psicológicamente para manejar el estrés y los desafíos de la vida cotidiana. Hay muchos estudios que sugieren que sacar a un padre de la vida de un niño produce la mayor contribución a esta desesperación y desesperanza.

Al igual que la élite económica que se opone al gobierno de AMLO por el temor de perder sus privilegios, ahora también los grupos de neo-feministas luchan ferozmente para no perder sus privilegios en el divorcio. Sin embargo, al igual que con la élite empresarial que eventualmente se dará cuenta de que un México justo y desarrollado será, de hecho, mejor para sus intereses que un México empobrecido, así también los grupos de neo-feministas se darán cuenta de que un México con una distribución equitativa de la interacción de los padres con sus hijos les traerá muchos beneficios, en particular, un sociedad en paz, prospero y cuidadnos contentos y contribuyendo. México ya no debería vivir con distorsiones y perversiones sociales para mantener los privilegios de unos cuantos, este solo produce violencia y desesperación.

Si eres un padre (o madre) que no tiene acceso o la calidad de acceso que deseas con tus hijos, no sufras en silencio, únete a uno de los muchos grupos de redes sociales que luchan por cambios en el sistema judicial familiar contencioso y destructivo.

Estaré muy agradecido por cualquier comentario o crítica a este escrito y de mi plan de 10 puntos para restaurar padres a los niños de México.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.