Colloqui

Héctor Murillo Cruz


Importancia de la batalla de Puebla

Importancia de la batalla de Puebla


2,638 vistas

Junio 03, 2019 03:15 hrs.
Cultura Nacional › México Ciudad de México
Héctor Murillo Cruz › Emmanuel Ameth Noticias

La influencia de la intervención francesa en México se dejó sentir –por lo menos-, hasta la administración de los presidentes León de la Barra y Francisco I. Madero en pleno siglo XX; para eso abríamos de revivir una obra aplicable al México de aquellos días: El 18 Brumario de Luis Bonaparte que escribió Carlos Marx, referido al siglo XIX el cual puede consultarse en Ediciones Ariel, de Barcelona, España.

En nuestro país los episodios de la injerencia francesa han repercutido sobre la desestabilización patria, que es recordada dándole un significado equiparable a una segunda independencia nacional, tal es el valor de la Batalla de Puebla.

No concede Marx gran importancia a la biografía personal de Luis Napoleón Bonaparte, pero no deja de subrayar su inclinación policiaca, su nacionalidad no francesa de origen –al grado de llamarlo bastardo-, sus costumbres disipadas y su amor por el dinero turbio.

En torno a la historia parlamentaria francesa hace algunas afirmaciones que ponen de manifiesto las características del método analítico marxista, cuando indica errores comunes, el primero sobre el carácter, y las peculiaridades de la época, y la lucha entre monárquicos y republicanos. En segundo lugar el movimiento que resume en una sola palabra: reacción. En tercer lugar la ideología, que enmascara la defensa de los derechos humanos, cuando se trata en realidad de una lucha de clases.

Marx concluye indicando las peculiaridades de la transformación histórica que engloba su libro, resalta la elección de Bonaparte como presidente. Posteriormente habría de ocurrir la proclamación de Napoleón III emperador de Francia, apoyado por campesinos parcelarios, seguidores de un apellido carismático para el agricultor tradicional.

Si alguien desea abordar conceptos como integración y conflicto, tendrá que aceptar que el llamado funcionalismo es útil para sistemas que operan en fenómenos de corto alcance. En cambio el marxismo puede seguir las transformaciones de la sociedad, conforme van ocurriendo en el tiempo y en el espacio.

LA RENUNCIA DEL DIRECTOR DEL IMSS

El michoacano Germán Martínez Cázares es el primer político del gabinete ampliado del Presidente Andrés Manuel López Obrador, que renuncia al cargo como Director General del IMSS. Desde que Martínez llegó a las filas de MORENA hace cerca de dos años, se veía venir una situación como ésta. No haría, como dicen en mi rancho, ’Huesos viejos’ al lado de AMLO.

Es que el hoy ex del Seguro Social había sido desde hace más de 25 años miembro del PAN. Tanto, que fue presidente de Acción Nacional y parte del equipo de su coterráneo Felipe Calderón Hinojosa, en la Secretaría de la Función Pública. Germán Martínez es un hombre de recio carácter pero sus convicciones políticas al parecer son limitadas y su piel muy delgada. Cambia de opinión y preferencia según se presente la oportunidad; así llegó a militar en MORENA. Más la confianza pendía de un hilo y se reventó por lo más delgado.

Germán Martínez Cázares presentó su renuncia mediante una misiva dirigida al Presidente y Consejo Técnico del IMSS en términos visiblemente de impotencia, venganza y ardor político. El nuevamente senador Martínez Cázares hizo notar que le dolió profundamente la separación ’voluntaria’, e hizo duras críticas contra el manejo político y administrativo de la institución, señalando la injerencia de la SHCP en asuntos internos del Seguro Social, a lo que llamó ’de esencia neoliberal y donde importa más el cargo que el encargo’. El claramente dolido político remató y dijo: El IMSS se debe transformar como lo ordena el presidente. En el IMSS no se desobedece al Presidente. Vaya forma de dar colofón a su renuncia: pateando el pesebre. (Ricardo Alcalá, Corresponsal en Jalisco).

70 AÑOS DE LA ESCUELA DE PERIODISMO

Era treinta de mayo de 1949, día de San Fernando. En casa se había preparado una comida fuera de lo cotidiano. Mi padre y yo tuvimos que levantarnos de la mesa para llegar a la casa de la calle Edison donde Luis Beltrán y Mendoza, el doctor Ramón de Ertze Garamendi, Alejandro Avilés y otros personajes esperaban para dar principio a los cursos de la Escuela de Periodismo que tiempo después llevaría el nombre de Carlos Septién García, a raíz de un mortal accidente de avión en la norteña sierra de Mamulique.

Sería indudable atrevimiento mío el de iniciar un texto con pretensión histórica. A título de recuerdo cariñoso intento el rescate de personas, que traigan a la memoria de quienes estuvimos allí, y lo lleven a los que poco o nada sabían lo que fue aquella aventura. María Teresa Zazueta; las hermanas Leyzaola; Domingo Álvarez, Esteban Hernández, Carlos Nakamura; Agustín Alcocer, Pedro Correa, José Alfredo Páramo están entre los pocos que logro recordar. Resultaría injusto pretender una lista de ex alumnos que estaría irremisiblemente sujeta a las omisiones y los olvidos.

Aquel treinta de mayo el salón estaba tan lleno, que estuve a punto de pensar ’mejor me dedico a otra cosa’. El empeño de don Fernando Díez de Urdanivia en crear y sostener una institución docente me parece hoy mucho más un afán de inocular inquietudes y señalar caminos, que de perfeccionar profesionistas. Antes había mostrado su entusiasmo con la celebración de cursos y conferencias sobre la materia.

Por sus aulas han pasado muchos con un destino señalado y no menos de los que ansiaban cumplir con una vocación que los empujaba por la espalda y no les permitía volverse. Hoy, no puedo pasar ese día por alto y dedicar estas emocionadas palabras a la institución que ha hecho y sigue haciendo periodistas.

Arriba mencioné al profe Avilés. No puedo dejar de reconocer una vez más, que sin su terco entusiasmo, la escuela que nació en 1949, nunca hubiera llegado a las primeras siete décadas.

Con cariño de exalumno y añoranza de ex maestro, aquí estoy uniendo mi voz a esta celebración. Lanzo mis vivas a la escuela, a quienes pasamos por sus aulas, y a quienes hoy encabezan la escuela con la confianza de que en esta conmemoración encuentren renovados bríos y retomen la mística que a 70 años, conservo viva en el corazón. (Fernando Díez de Urdanivia Serrano.-Primera Generación)

http://www.colloqui.org/colloqui/2019/6/2/importancia-de-la-batalla-poblana

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.