El gran fraude de la Feria Hidalgo Pachuca


Desde hace años, las mentiras que se difunden sobre la tradicional feria sólo han provocado que su afluencia disminuya, que se le destine mayor presupuesto y que los beneficiados sigan siendo un número reducido de consentidos

6,826 vistas

Abril 28, 2019 22:27 hrs.
Economía Estados › México Hidalgo
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

La Feria Hidalgo Pachuca que se celebra año con año es un evento que deja lucrativos beneficios pero no a la entidad organizadora ni a la mayor parte de los locatarios, sino a un número reducido de empresarios consentidos, pues los números que arroja cada vez son peores, haciéndose a costa de los hidalguenses.

Aunado a lo anterior, con el tiempo se ha desvelado una mentira que ya no puede sostenerse: que el número de visitantes se sigue incrementando cada año, falacia que se desmorona al hacer un simple comparativo por los ingresos de taquillas, además, que observa otros comportamientos atípicos como la obtención de cada vez menos ingresos por conceptos como los de estacionamientos o baños, además de los propios stands.

El barril sin fondo en el que Gobierno estatal tira el dinero

El gobierno del estado es el responsable de la feria Hidalgo Pachuca en todas sus ediciones, sin embargo, concesiona su organización a la Operadora de Eventos, misma que se ha asegurado de tener una “mina de oro” por medio de la cual se beneficia a un puñado de consentidos con cargo al erario público.

De acuerdo con la solicitud de Transparencia 00741318 y a su posterior recurso de inconformidad foliado RR00002818 (toda vez que en un principio quisieron ocultar los datos), durante el periodo comprendido entre 2011 y 2017, Gobierno del Estado destinó 113 millones 065 mil 090 pesos para la organización de 7 ediciones de la misma, un promedio de 16 millones 152 mil pesos para cada una mientras que en el mismo periodo el remanente observo un saldo de 6.7 millones de pesos, es decir, que cada año se tiraron alrededor de 15 millones de pesos para su organización.

Si bien los ingresos de la Feria se han mantenido más o menos constantes para su operación, estos son menos de la mitad de lo que se gasta anualmente, dependiendo de patrocinios así como de las transferencias que hace el Ejecutivo estatal para solventarla.

Es de destacar también que pese a que los patrocinios registran un incremento considerable, sobre todo para el último año reportado (para 2018 se dijo que aún no había datos), al igual que sucede con las transferencias gubernamentales, la Feria Hidalgo Pachuca es un barril sin fondo, pues el diferencial entre ingresos y egresos que podría representar mejores remanentes conforme pasan ediciones “desaparece” al incrementarse casi de la misma forma los gastos.

Como ejemplo, para la edición 2013 se tuvieron ingresos totales por 50.1 millones de pesos, de los cuales hubo un beneficio al final del periodo de 1.74 mdp, que ya de por sí son insuficientes para costear la aportación gubernamental de 13.6 millones; para 2017 los ingresos se fueron hasta los 62.6 millones pero el remanente al final fue de solo1.3 millones, estos es, que quienes operan la Feria Hidalgo Pachuca transan más conforme más ingresos obtienen, pues no hay un tope en los gastos de organización sino más bien, que este se va moviendo según convenga.

Los consentidos de Paco y de Omar

De los 822 proveedores que fueron analizados para las siete ediciones referidas, 5 de estas bajo el mandato de Francisco Olvera y dos más ya bajo la tutela de Omar Fayad, sólo 16 de estos fueron beneficiados por un monto de 181 millones 878 mil 851 pesos, equivalente a la mitad de los egresos durante el periodo analizado.

Entre los consentidos organizadores de espectáculos así como prestadores de servicios de juegos mecánicos, pero también nombres como el de Gabriela Mondragón Brugarolas, que ostenta un historial negro en ferias realizadas en Morelos y el Estado de México, recibiendo también en Hidalgo facilidades para seguir con sus negocios.

También figuran Quimera de Alejandro Rapp y Azprotec de Victor Manuel Azpeitia Peña así como Autica, empresas que también han sido proveedores para eventos masivos de la actual administración y del propio PRI en la entidad o la misma O’port, propiedad de Sergio Baños quien fuera candidato a diputado local también por parte del PRI.

La feria ostenta menos afluencia cada año aunque lo quieran esconder

Miguel Ángel Osorio Chong fue el primero en afirmar que los asistentes pasaron de 500 mil al principio de su mandato hasta los 900 mil, pero desde que Francisco Olvera Ruíz, el exgobenrador que a “pellizcos” habría desviado al menos 2.7 mil millones de pesos de las arcas hidalguenses según uno de sus colaboradores su entonces Secretaria de Turismo Oralia Vega afirmaba cifras alegres en las que cada año se crecía de 10 a 15% el número.

Pero las cifras que daban estaban muy lejanas de la realidad y así se reprodujeron en diversos medios sin ser cuestionadas, muchos con los cuales, se tenía convenio de publicidad con la misma Feria.

Porque de haber sido cierto el crecimiento del 10% anual, sostenido, la Feria en 2015 ya habría registrado una afluencia de 1 millón 450 mil visitantes cuando las taquillas muestras que tan sólo se habrían alcanzado 540 mil.

De hecho, si tenemos en cuenta que una tercera parte de los que ingresan a la Feria Hidalgo Pachuca son niños y el resto pagan su boleto como adultos, 2013 -con Francisco Olvera- y 2017 -con Omar Fayad- fueron los años en que más se mintió, pues se sobreestimó la afluencia casi al doble.

Las taquillas sin embargo, demuestran que de hecho el número de asistentes ha ido a ala baja o bien, que sus cifras son correctas pero “alguien” ha estado desviando gran parte de dicho monto a sus bolsillos pue son se ve reflejado en los ingresos.

El modus operandi de “la transa”

SUBESTIMAN INGRESOS

La primera forma de desvío es mediante la subestimación de ingreso en las taquillas, que como observamos en las tablas anteriores, obedece a ocultar una mayor captación de recursos que la Feria obtiene. La fórmula es sencilla: aumentan las tarifas, aumenta la afluencia también -según las mismas autoridades- pero las taquillas no ostentan mayores variaciones; de hecho si tenemos como principal indicador los boletos vendidos en los puntos de venta, resulta que la afluencia lleva un comportamiento a la baja.

Como complemento de lo anterior, otros ingresos se subestiman, como los obtenidos por el Palenque, que inexplicablemente, en lugar de subir el monto para el subcontratado, fue a la baja en 2017 en más del 25%.

Para los stand, baños y estacionamiento -que en 2016 duplicó su capacidad- también se tienen contemplados menos ingresos, un comportamiento atípico para una Feria que cada vez es más costosa y en la que supuestamente llegan más visitantes año con año.

SOBREESTIMACIÓN DE GASTOS

La segunda forma de desviar recursos es mediante la sobreestimación de gastos, condición que se realiza, en su mayoría, con las empresas “consentidas” que revelamos en una sección anterior de la investigación.

El principal indicador es que no importa cómo se modifique el esquema de ingresos de una Feria respecto a otra, pues si las tarifas se mantienen más o menos iguales, hay variantes relevantes en patrocinios así como en otras atracciones; bajo una condición normal, representaría un ingreso extraordinario que se vería reflejado en el saldo final, sin embargo, este recurso se dispersa hacia diversos contratistas, notándose que con un comportamiento más transparente, hace años que incluso podría efectuarse sin que el Ejecutivo “tire recursos” y lo destine a otras actividades más prioritarias.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.