Colloqui

Samuel F. Velarde


Despierta en América Latina conciencia social... y clasismo

Despierta en América Latina conciencia social... y clasismo




1,597 vistas

Noviembre 14, 2019 01:23 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Samuel F. Velarde › Emmanuel Ameth Noticias

Los que modestamente nos dedicamos a reflexionar desde una posición casi marginal –como el que escribe-, puesto que no pertenecemos a ninguna capilla intelectual o bloque hegemónico, nos llama la atención lo que hoy en día sucede en nuestra región latinoamericana, movimientos sociales que han estallado para cuestionar regímenes muy alejados de la sociedad o del pueblo –como gusten llamarlo-, son los casos de Ecuador y Chile, países donde sus gobiernos han sido puestos en jaque por las movilizaciones sociales y que han cuestionado hasta el tuétano las políticas impuestas por esos gobiernos. Chile aun continúa en el levantamiento popular.

Bolivia con la reelección por tercera ocasión del presidente indígena Evo Morales, ha pasado por una situación donde tanto la oposición y la población leal a Morales se enfrentan, los primeros cuestionando la ilegitimidad de la elección y los segundos respaldándola. Aquí es claro que el proyecto social de Evo Morales ha trastocado intereses de la tradicionalista oligarquía boliviana la misma que ha apoyado las diferentes dictaduras militares, qué también contribuyó al derrocamiento de aquel general nacionalista Juan José Torres en 1971. Hoy Bolivia ha demostrado que se pueden realizar políticas sociales sin el aval torturante del FMI, sin embargo los sectores ligados a los intereses extranjeros le están poniendo obstáculos en su nuevo mandato.

Por otro lado, en Argentina el peronista Alberto Fernández gana las elecciones presidenciales derrocando al presidente Macri, un gobernante gris, sin talante ni talentos políticos que han llevado al país a una situación de crisis donde las políticas del FMI han sido practicadas como catecismo. Finalmente la situación latinoamericana tiene nuevamente un actor en esa complejidad política, Lula, que ha sido liberado y que lo más probable es que se dedique a trabajar su candidatura presidencial en un futuro inmediato.

En este escenario, la reflexión es que las sociedades marginadas se han movilizado asumiendo su papel histórico de incidir en cambios políticos, sociedades que han sido ignoradas y manipuladas con proyectos económicos que benefician a pocos y que al hacer conciencia de su fuerza numérica y organizativa, no es fácil contenerlas. En el caso chileno es interesante observar como no existen liderazgos muy concretos en esta movilización social, sino más bien son diversos grupos que han coincidido en la lucha.

América Latina –incluido México por supuesto- vive una especie de transición hacia nuevas formas de proyectos políticos, sin embargo creo yo aún no se define muy bien cual o cuales serán. El viejo modelo de estratificación social parece estar desapareciendo, cada vez más grupos indígenas se incrustan en la política de los países y buscan espacios en un modelo de democracia poco transparente, los militares a pesar de ser un pilar fundamental del Estado, no son cínicamente golpistas –como antaño- sino que actúan de forma subrepticia y en ocasiones cautelosos, pues han sido protagonistas de crímenes y represiones sangrientas. Asimismo nuevas elites políticas han emergido con visiones alternativas de gobernabilidad que apelan a nacionalismos o formas alternativas a los imperantes. Al menos visualizando un capitalismo no tan desigual, o un modelo social donde el libre mercado se respete con más presencia del Estado. Sin embargo, las elites tradicionales se aferran a sus privilegios y es claro que lucharán contra todo aquello que vaya en contra de sus añejos intereses.

México se encuentra en una encrucijada, un gobierno que intenta nadar contracorriente pero con una balsa hecha en el pasado, donde los remos son parte de la estructura caduca y enquistada. También una sociedad golpeada e incrédula, una clase media acomodaticia y provinciana, una clase obrera que subsiste alejada de lo político, una burocracia hecha en el pasado régimen y una violencia realmente peligrosa, que atenta contra todo proyecto político novedoso.

Deseamos que en esta parte del siglo XX1, América Latina logre una transformación que beneficie a esa gran población que ha estado sometida por siglos, a sus pueblos indígenas sobre todo, que los flagelos que tenemos sobre nosotros, las sociedades organizadas los vayan aboliendo paulatinamente.

Al publicar este articulo Evo Morales es obligado a renunciar, a diferencia de Piñera donde el fascista ejército chileno lo apoya incondicionalmente y se mantiene a sangre y fuego, mientras el ejército boliviano abandona a Morales de forma traicionera.

http://www.colloqui.org/colloqui/2019/11/11/las-contradicciones-latinoamericanas

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.