Desabasto refuerza engaño de Penchyna y Fayad en cuanto a ’beneficios’ de la Reforma Energética


Pese a que dejaron a ’la competencia’ como principal factor de probable beneficio a la población a cambio de comprometer su patrimonio nacional y recurso estratégico, el desabasto también demuestra que las gasolinerías ’extranjeras’, todas, seguían comprando a Pemex

3,935 vistas

Enero 11, 2019 02:21 hrs.
Economía Nacional › México Hidalgo
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

Poco más de cinco años después de que fuera aprobada la Reforma Energética impulsada entre otros legisladores por los senadores Omar Fayad Meneses (hoy gobernador de Hidalgo) así como por David Penchyna Grub (hoy empresario de la vivienda tras su paso como director del Infonavit), los supuestos beneficios ’vendidos’, todos, han sido desmentidos por el paso del tiempo; a cambio, México abrió y compartió el usufructo de su recurso estratégico que sigue siendo el principal benefactor del recurso público del país.

Tras el encarecimiento de la luz y el gas que se dijo que bajarían dos años después de impulsada la Reforma, ahora se une el desabasto de combustible que vive hoy una tercera parte del país, pues la evidencia muestra que la supuesta disminución de tarifa gracias a la “competencia”, fue una falacia con la que a cambio, se abrió el paso para que empresas extranjeras -con participación de políticos mexicanos en sus Juntas Directivas- compartieran los beneficios de un recurso que antes de sus modificaciones, era íntegramente a beneficio de la nación.

Sin embargo, ante la política de combate al huachicol por parte de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la reforma “suponía” que las empresas extranjeras traerían su propio combustible -no habría desabasto- y es mediante la competencia de estas con Pemex, que “la mano invisible” -una propiedad de la competencia en la concepción de la economía hace más de 240 años- bajaría el precio de la gasolina en beneficio del consumidor.

En 2013, Penchyna dijo que “El mejor combate a la corrupción es la competencia”… pero nunca la hubo y por ende, nunca iban a llegar sus beneficios; solamente se privatizó el ingreso petrolero nacional. Para 2014, había asegurado que se había prometido bajar el precio del gas y de la luz, mintiendo también, pero todavía en 2016, dijo que “Las recientes licitaciones (de la Ronda 1), probaron que el modelo anterior de monopolio del Estado a través de Pemex no podía mantenerse vigente”… Pemex sigue monopolizando el suministro de hidrocarburo como muestra el desabasto actual.

Lo que se ha comprobado es que las gasolinerías tanto de Pemex como de extranjeras, comercializan combustible de la paraestatal pues de otra forma, serían los primeros beneficiarios con la estrategia de AMLO.

Así pues, si no había competencia -único argumento para bajar el factor de los energéticos-, era imposible que los precios bajaran desde un principio, pues habría una limitante del “precio base” al que Pemex vende a las gasolinerías. La simulación, que se conocía desde un principio, fue signada y defendida por ambos políticos hidalguenses.
Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.